dolor de espalda

A la mayoría de las personas adultas les afecta el dolor de espalda, sobre todo a las mujeres, por diversas razones. Veamos algunos trucos y consejos para aliviar el dolor de espalda.

Las causas del dolor de espalda

La espalda está sostenida completamente por la columna vertebral. El dolor puede afectar a todas las partes del organismo. De esta forma, el dolor de espalda puede centrarse en las vértebras, los discos, los ligamentos, los músculos o las articulaciones, y sus causas pueden ser diversas.

El dolor de espalda puede aparecer con la edad, o solo como consecuencia de ciertos movimientos inadaptados para nuestro cuerpo. A veces, ciertos factores psicológicos pueden provocar el dolor de espalda, a saber el estrés, la ansiedad, la depresión, entre otros.

De los diferentes tipos de dolor, se distinguen las cervicalgias, que es cuando el dolor afecta a las cervicales que componen la parte superior de la columna vertebral.

También está las dorsalgias que afectan la parte media de la espalda, de donde proceden la mayoría de los dolores dorsales o torácicos. Las lumbalgias se localizan en la parte baja de la espalda.

El dolor de espalda afecta especialmente a las mujeres. Una osteoporosis puede provocar dolores vertebrales en las mujeres. Por otro lado, el embarazo conlleva y agrava también el dolor de espalda.

Por el hecho de que el vientre aumenta de volumen, el centro de gravedad del cuerpo se desplaza, y las hormonas del embarazo provocan una relajación de los tejidos, favoreciendo así la aparición de dolores de espalda. Estos pueden ser agudos y menos persistentes, pero también crónicos y recurrentes.

Consejos para aliviar el dolor de espalda

Para eliviar los dolores de espalda, es muy importante evitar los movimientos inadecuados que puedan traumatizar la espalda, evitando llevar cargas demasiado pesadas. Intenta moverte correctamente, evitando curvarte y manteniendo siempre una postura derecha. Si debes levantar algo con mucho peso, tienes que plegar las rodillas sin curvar la espalda. Tome la carga teniéndola cerca del cuerpo, y entonces la levantas.

Debes mantener una postura correcta delante del ordenador si tienes que trabajar durante horas. Las consecuencias puede que no aparezcan inmediatamente, pero tendrán un impacto más adelante. Por lo tanto, la silla debe ser la adecuada, con un respaldo bastante alto para poder apoyar la espalda, colocando las nalgas en la parte de atrás del sillón. Los antebrazos se colocan sobre la mesa y la pantalla debe quedar más baja del foco natural de vuestra mirada.

La práctica de un deporte de forma regular es ideal para prevenir los dolores de espalda, y sobre todo realizar de vez en cuando ejercicios de relajación y de flexibilidad. Con estos sencillos consejos se puede prevenir la aparición de molestias en la espalda, y en el caso de que ya se sufran, se pueden aliviar de una forma sencilla y poco costosa.