CONGRESO DE AMBIENTE Y CALIDAD DE VIDA

La obesidad es un problema social. ¿Vivimos en un entorno obesogénico?. Este fue el tema central del simposio que estuvo a cargo de la Dra. Delia Beatriz Lomaglio, Directora del Centro de Estudios de Antropología Biológica (CEABI- FACEN-UNCA), dependiente del Instituto de Ciencias Exactas y Naturales (ICEN- FACEN- UNCA), desarrollado en el marco del VI Congreso Iberoamericano de Ambiente y Calidad de Vida, que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCA entre el 19 y 21 de noviembre del año 2014.

El Simposio se integró con seis presentaciones que abordaron la temática de la obesidad como problema social, desde el concepto y componentes de ambientes obesogénicos hasta las cifras del problema en nuestro país y su incremento en los últimos 25 años, diferencias regionales en la manifestación de la obesidad en función de características socio económicas y geográficas, factores de riesgo infantil y juvenil, como la actividad física y el uso de pantallas (como TV, computadoras, celulares, etc.) y políticas públicas tendientes a mitigar el problema de la obesidad.

Los resultados reportados en las presentaciones provienen de diversas fuentes: propios (Investigación Científica), Programa de Sanidad Escolar (PROSANE), Programa Nacional Municipios y Comunidades Saludables.

Entre los disertantes, participaron la médica Claudia Palladino (Dirección Provincial de Maternidad e Infancia- Catamarca), Dra. Evelia Oyhenart (Universidad Nacional de La Plata y CONICET); Lic. Ignacio Bejarano (Universidad Nacional de Jujuy); Lic. Norma Dip (Universidad Nacional de Catamarca); Dra. Delia Lomaglio (Universidad Nacional de Catamarca); y la Lic. Patricia Perricone (Referente Provincial del Programa Nacional Municipios y Comunidades Saludables – Catamarca).

El concepto ambiente o entorno obesogénico fue definido por Swinburn y Egger (2002) como “la suma de las influencias que el entorno, las oportunidades o las condiciones de vida, tienen en la promoción de la obesidad en individuos o poblaciones”.

Entre las conclusiones del Simposio se pueden mencionar los siguientes puntos:

* Los porcentajes crecientes de sobrepeso y obesidad en la población son una consecuencia de la suma de factores del macro ambiente (internacional, nacional y local) y microambiente como el trabajo, la escuela y el hogar, del denominado ambiente obesogénico, entre los cuales se pueden mencionar por ejemplo la globalización de mercados, publicidad, transporte, urbanización, salud, seguridad social, educación, saneamiento, alimentación y nutrición, pasatiempos, ejercicios, entre otros. Todos ellos impactan a nivel individual en el gasto de energía y densidad del alimento ingerido y a nivel poblacional en la aparición de sobrepeso y obesidad.

* Actualmente la calidad de vida se mide por la “optimización del hacer” y no desde la mejora de la salud.

* Las características socio-ambientales definen un continuum “urbano-rural” que es acompañado por variaciones en el estado nutricional y la composición corporal infantil. Los niños residentes en La Plata (Buenos Aires) presentan, respecto de los de Aristóbulo del Valle (Misiones), porcentajes superiores de sobrepeso y obesidad debido, posiblemente, al estilo de vida más obesogénico -tipo de alimentación y sedentarismo-, propio de las grandes ciudades. No obstante, en ambas poblaciones las mejores condiciones socio-ambientales dadas en el grupo urbano “favorecido” e “intermedio”, son las que promueven el exceso de peso acompañado de déficit de tejido muscular. Por el contrario, el ambiente urbano “empobrecido” y el ambiente “rural” si bien presentan el mayor número de niños con desnutrición crónica, el exceso de peso también se manifiesta, pero en un porcentaje menor.

* Se observa una relación inversamente proporcional del sobrepeso y la obesidad respecto de la altitud geográfica. En trabajos realizados en la provincia de Jujuy la prevalencia de estas condiciones nutricionales en las tierras bajas es mayor que en las tierras altas. Estas diferencias se podrían interpretar en el contexto de varias dimensiones: Individuo – Familia (actitudes alimentarias y de consumo originadas culturalmente y por estatus social); Escuela (merienda seca: educación para el consumo de alimentos, actividades de recreación); Territorio (acceso a comida rápida, repostería industrial, bebidas gaseosas y escases de espacios de recreación y deporte) y Sociedad (influencia de la mercadotécnia, grupos que producen alimentos y bebidas obesogénicas, políticas públicas y educación)

* Dentro del microambiente obesogénico y especialmente en adolescentes de Catamarca, se destaca la baja frecuencia de actividad física moderada y el alto uso de pantalla, especialmente TV, concordante con las altas prevalencias de sobrepeso y obesidad.

* En los últimos 25 años se observó el incremento del peso, la talla y el índice de masa corporal en niños y adolescentes de Catamarca, con un aumento de la prevalencia de sobrepeso más obesidad, cercano a 22 puntos porcentuales. El incremento de estos estados nutricionales es inversamente proporcional a la disminución de otros indicadores de calidad de vida o bienestar, como necesidades básicas insatisfechas, mortalidad infantil, analfabetismo, etc.

* Se advierte que, la “calidad de vida” no se traduce en “calidad de la salud”.

* A pesar de las evidencias, la obesidad no se visualiza como un problema social. Dentro de los argumentos que dificultan su visibilidad se mencionan “las barreras culturales, escaso compromiso político, cambios de gestión, falta de asignación presupuestaria para actividades de promoción de la salud, déficit de profesionales de la nutrición y la conformación de equipos interdisciplinarios”. A ello se agrega, “la falta de un análisis profundo de las causas de “ambiente obesogénico” para poder pensar estrategias de prevención más integrales, que no se agoten en la promoción de alimentación y actividad física (ingreso y gasto), las cuales, a pesar de su implementación desde hace años, no han logrado disminuir los indicadores sino por el contrario, se han Incrementado”.

“Resulta necesario, por lo tanto, la intervención de todos los sectores a fin de promover un ambiente donde se favorezca el bienestar y la salud de las poblaciones”, se indica.

Presentaciones realizadas en el marco del Simposio:

1- Obesidad infantil y su ecosistema: un problema de la Salud Pública. Cippitelli E; Palladino C.

2- Relación entre las condiciones de vida y la presencia de sobrepeso y obesidad de niños de dos provincias argentinas. Oyhenart EE; Zonta ML; Garraza M; Torres MF; Quintero FA; Bergel Sanchis ML; Forte ML; Castro LE; Navazo B; Luna ME; Cesani MF.

3- Ambiente obesogénico y prevalencias de exceso de adiposidad en escolares jujeños residentes a diferentes niveles altitudinales. Bejarano IF; Meyer E; Carrillo R; Román EM; Alfaro EL; Dipierri JEi4-Entorno obesogénico de niños y adolescentes residentes en barrios periféricos de la capital de Catamarca, Argentina. Dip NB; Lomaglio DB.

4- Evolución del peso, estatura, índice de masa corporal y obesidad en niños y adolescentes de Catamarca entre 1982 y 2007. Lomaglio DB; Marrodán MD.

5- Desafíos en la construcción de políticas públicas en espacios locales: percepción de la obesidad como problema de salud desde la perspectiva del Programa Municipios y Comunidades Saludables. Perricone PM.