Mardonio Díaz Martínez

El presidente del Tribunal de Cuentas, Mardonio Díaz Martínez, negó que el organismo que conduce haya emitido una resolución que dé favorable al Municipio de Tinogasta en la investigación por las compras realizadas al proveedor polirrubro. Además, señaló que lo que hay es una auditoría que aún falta ser vista por las autoridades del TC.

En un acto público, el intendente de Tinogasta, Hugo Ávila, había manifestado que el Tribunal de Cuentas había emitido un dictamen donde dejaba de manifiesto que el organismo no había encontrado nada en la comuna.

El presidente del TC, Mardonio Díaz Martínez, indicó que si bien la auditoría por objetivos que se había realizado en el municipio había dado bien, eso no significaba que el organismo haya emitido un informe cerrando la investigación.

También, indicó que se pueden investigar otras aristas del caso.

Por una denuncia del concejal Jorge Cerda sobre las compras del municipio a un proveedor polirrubo, el Tribunal de Cuentas decidió iniciar una auditoría por objetivo en la comuna. El resultado de los auditores ya fue entregado a las autoridades del TC que determinarán los pasos a seguir.

Por su parte, el jefe de las auditorías por objetivo, Néstor Segovia, explicó que la auditoría solo revisó la cuestión procedimental. No obstante, señaló que las otras cuestiones del caso pueden seguir siendo investigadas, además de que puede actuar directamente la justicia.

En las denuncias que había realizado el concejal, se encontraba la vinculación que tenía el proveedor Carlos Moreno con el intendente Ávila.

Según el edil, el proveedor bajo la firma «K.M» realizó varias ventas al municipio, que incluían fotocopiadoras, proyectores de mercurio y televisores led.

Las compras se hicieron en julio y los elementos recién fueron presentados a la comunidad cinco meses después de que se efectuaran las denuncias.

Según lo que pudo conocer este diario, los televisores led se entregaron a los clubes y uno quedó en la intendencia cuando se disputó el mundial 2014.  Mientras que las fotocopiadoras, una quedó en la Casa del Estudiante que funciona en la Capital.