ejercicio

Existen diferentes estudios realizados recientemente que han demostrado que la actividad física practicada de manera regular es beneficiosa para prevenir o superar enfermedades y trastornos como la depresión y la ansiedad.

También es muy efectivo para ayudar en la hipertensión, la diabetes, enfermedades coronarias y hasta el cáncer.

De esta manera, queda demostrado que realizar ejercicio no es solo una cuestión estética sino más bien de la salud. ¿Estás de acuerdo?

Claro está que si padeces de alguna enfermedad, es recomendable que consultes con tu médico para que te indique que ejercicios son los adecuados para tu caso y qué cantidad es la aconsejada.

Existen numerosos testimonios de pacientes de enfermedades crónicas que han mejorado su calidad de vida manteniendo actividad física.

Estos afirman que luego de haber comenzado a realizar ejercicios con regularidad, comenzaron a sentirse mejor, más dispuestos, con ganas de hacer más cosas y con mayor autoestima.

¿Qué beneficios puede darte el ejercicio físico?

Para el organismo en general

  • Aumenta la oxigenación que le llega al organismo a través de la circulación.
  • Aumenta la actividad de las enzimas musculares.
  • Se incrementa el consumo de grasas durante la actividad, con lo que contribuye a la pérdida de peso.
  • Colabora en la disminución del colesterol total y del colesterol LDL (malo)
  • Mejora la tolerancia a la glucosa favoreciendo el tratamiento de la diabetes.
  • Incrementa la secreción y el trabajo de diferentes hormonas que contribuyen al mejor funcionamiento del organismo.
  • Colabora en el mantenimiento de una vida sexual plena.
  • Mejora la respuesta inmunológica ante infecciones de diferente tipo.
  • Fortalece las estructuras (huesos, cartílagos, ligamentos, tendones) y el sistema muscular.
  • Disminuye síntomas gástricos y el riesgo de cáncer de colon.

Para la mente

  • Aumenta la sensación de bienestar y disminuye el estrés mental, debido al incremento en la producción de endorfinas.
  • Disminuye el grado de agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresión.
  • Disminuye la sensación de fatiga.
  • Brinda más energía y capacidad de trabajo.

Para el cuerpo

  • Aumenta la elasticidad muscular y articular.
  • Incrementa la fuerza y resistencia de los músculos.
  • Previene la aparición de osteoporosis.
  • Previene el deterioro muscular producido por los años.
  • Facilita los movimientos de la vida diaria.
  • Contribuye a la mayor independencia de las personas mayores.
  • Mejora el sueño en cantidad y calidad.

¿Qué más razones necesitas para ponerte en movimiento? Recuerda: el ejercicio armónico es salud.