Reyes Magos en en Centro de Integración e Identidad Cultural

Más de 200 egresados de 6to grado llegaron este lunes desde distintas localidades de la provincia para disfrutar de una semana de juegos y entretenimientos. Durante su estadía se les practicaron controles de salud y aptitud física para su ingreso en el próximo nivel educativo.

Poniendo énfasis en el derecho a la igualdad de oportunidades e integración de los niños, este lunes y desde horas tempranas, las renovadas instalaciones del recordado hotel Sussex volvieron a tomar vida y color con la llegada del noveno contingente de alumnos del 6to grado provenientes del interior profundo de Catamarca que, acompañados por docentes, padres y coordinadores disfrutan de su “viaje de egresados” durante la presente semana.

 Así, y luego de que la Gobernadora Lucía Corpacci diera impulso a la idea motora que genere igualdad de posibilidades e integración a quienes por años fueron postergados y olvidados, el Centro de Integración e Identidad Cultural (CIIC) «Juan Domingo Perón», que cobija por estos días en sus entrañas a  más de 200 alumnos y más de 35 coordinadores de diferentes escuelas de Andalgalá, Fiambalá – Tinogasta, así como también de los Departamentos Ambato, Belén y Capital.

Pero la llegada del contingente a la institución conducida por la Prof. Silvia Sarapura, coincidió en ésta oportunidad con una visita muy oportuna. Durante la cena, y en la noche del lunes, el arribo de los Reyes Magos al salón comedor asombró a grandes y chicos. “Nos sorprendimos todos, imagínese a los niños!, estaban pendientes de todo lo que pasaba, ellos nunca lo vivenciaron ni nosotros los grandes tampoco. Esto nos pasa que por trabajar en zonas inhóspitas, nos toca vivenciar estas cosas, fue hermoso”, exclamó Mirta Llampa, directiva de la escuela Nº 105 de La Ciénaga, y que también acompaña a niños de la escuela Nº 306 de Mesada de Zárate, de la Escuela Nº 476 de Antinaco y de la Escuela Nº 115 de Chuquisaca,  todas del interior profundo del departamento Tinogasta. Por su parte, “los chicos de Punta del Agua quedaron pasmados, claro los conocían por la tele pero verlos en vivo es otra cosa, estaba felices y muy contentos”, comentó Enrique Carrizo, docente de la Escuela Nº 56 de Punta del Agua – Fiambalá, una comunidad distante a 120 km de la ciudad. Pero los comentarios de los docentes se coronaron con la emoción que expresaron los alumnos de la Escuela Nº 38, quienes surcaron más de 70 veces un río que los separa de toda realidad. Desde la lejana comunidad de Las Papas, los chicos llegaron por primera vez a la ciudad. “Servir las comidas que presentaron esa noche en el agasajo y que quizás ellos no las conocían o nunca las probaron como la pierna flambeada, ver que le prendían fuego a la carne los sorprendió mucho y que los hayan ello participar les gusto mucho”, comentó el docente Juan Lucena.

 

Controles de salud

Durante los primeros días de esta semana, los egresados recibieron controles de salud y se les practicaron estudios de laboratorio, controles oftalmológicos y odontológicos, estudios antropomórficos, cardiológicos al igual que se controló el calendario de vacunas, completando las dosis que hicieran falta en múltiples casos. Respecto a las medidas sanitarias impulsadas por el Gobierno de la Provincia, los coordinadores de las delegaciones resaltaron la importancia de la realización de estudios de salud a la vez que agradecieron haber tenido la posibilidad de informar a los padres sobre el estado de salud de los niños sin dejar pasar por alto que las certificaciones recibidas serán muy necesarias para la continuidad de el ciclo lectivo que los niños continuarán en el presente año.

 

Una “hazaña”

Considerar la posibilidad de pagar un viaje de egresados era un hecho prácticamente imposible para las familias del interior profundo catamarqueño. “El papá no tiene la posibilidad de contar con dinero en efectivo para mandar a su hijo a un viaje de egresados, por eso nosotros los docentes hacemos un sacrificio por los chicos, porque la alegría es de ellos” consideró Mirta Llampa, recordando que tuvo que completar de ropa y calzados el bolso de viaje de uno de sus alumnos. “Nos da mucha alegría ver la alegría de ellos, a veces llegamos cansados pero no lo sentimos por verlos tan contentos”, afirmó la docente. Por su parte, Enrique Carrizo, explicó que “cuando los niños viven esto no se olvidan nunca y hasta que sean grandes se van a acordar de esta experiencia de llegar a Catamarca y haber conocido este lugar porque desgraciadamente hay niños del interior profundo de Tinogasta que ni Fiambalá conocen, no se van a olvidar nunca de esta experiencia”, afirmó mientras recordaba la “hazana” vivida para traer a los chicos de viaje. “Me fui a la localidad de Palo Blanco a esperar a los chicos para traerlos, me levanté a las 3 de la madrugada y como el colectivo no llegaba me fui en un vehículo particular y los espere, el padre me los entregó y se volvió a Punta del Agua. Los chicos estaban felices querían venir como sea. Estando aquí viven una alegría tremenda y lo que más les llamó la atención es la pileta y el Estadio Bicentenario, querían jugar una picadita en el momento”, aseguró el docente refiriéndose a la visita guiada hacia distintos puntos turísticos de la ciudad que también recorrieron. “En el viaje a la ciudad le pedimos al chofer que no realice ningún desvío para acortar distancias porque quería que los chicos conozcan aunque sea desde el colectivo lo que era el centro de Tinogasta”, afirmó visiblemente emocionado.

Finalmente, y por su parte el docente que acompaña a los alumnos de la lejana comunidad de Las Papas, comentó que los chicos llegaron un día antes a Fiambalá. “Los esperé en Fiambalá y estuvimos desde las 3,30 de la madrugada hasta que llegó el colectivo a buscarnos. Fue un sacrificio muy grande tanto para los papás como para ellos también, que tenían mucha emoción e incertidumbre por no saber adonde venían porque es la primera vez que salen de la comunidad para conocer la ciudad”, relató Juan Lucena, sin olvidarse de mencionar que “el viaje fue muy lindo, vinimos con aire acondicionado y al llegar aquí la organización y la atención que recibimos de es muy buena. Agradecemos profundamente a la Gobernadora, al Ministro de Desarrollo Social, Daniel Barros y a la directora Silvia Sarapura, que junto a su equipo de profesionales de todas la áreas que intervienen para que los chicos vivan momentos inolvidables”, finalizó Lucena.