Juan Pablo Rodríguez

Juan Pablo Rodríguez vive en la ciudad de Córdoba y logró salir de la droga y decidió hacer algo por los demás, desde su oficio de tatuador.

“Esto nació hace un año y medio atrás, tengo 37 años, mujer y cuatro hijos, y estuve 20 años metido en la droga y esa enfermedad me estaba sacando a mi familia y me estaba dejando solo”, contó el hombre a Cadena 3.

Relató que una noche entró a la habitación de los chicos y leyó el diario íntimo de su hijo más grande, que decía que odiaba su papá. “Eso me partió al medio, me quedé despierto hasta las 8 de la mañana y le conté a mi mujer, le dije que quería recuperarme”, recordó conmovido.

Su madre lo llevó al Programa del Sol y allí logró su rehabilitación. “Cuando me dieron el alta sentía la necesidad de hacer algo, para que mis hijos vieran que el papá estaba bien. Y se me ocurrió tatuar a los hinchas de Belgrano, club del que soy hincha, a cambio de un juguete”, indicó.

El hombre contó que inició su recuperación en enero del año pasado, luego de sufrir los saqueos de diciembre de 2013, por lo que se fundió. Y después perdió a su madre, víctima de cáncer.

Pese a todo, Juan Pablo no volvió a la adicción y quiere armar una escuela de tatuadores para sacar a los chicos de la droga. Además, viaja al norte cordobés una vez al mes para asistir a 150 familias.

Para colaborar con Juan Pablo, quienes deseen pueden comunicarse al teléfono: 351 6660934, o dirigirse personalmente a Avenida Fuerza Aérea 2585 en Ruta 20, En Córdoba.