Botella víbora

La familia Magallán pensaba comer unas pizzas caseras en su casa de la localidad mendocina de Villa Nueva, departamento de Guaymayén, pero todos terminaron con náuseas.

Según publicó este miércoles el diario mendocino Los Andes, Mirtha de Calvo, tía de los damnificados, su sobrino, su mujer y su hija adquierieron un pack de salsa, entre otros productos, en el Mercado Cooperativo del Este, ubicado en Acceso Este y Tirasso de Guaymallén.

La familia, que vive en Villa Nueva, realiza habitualmente sus compras allí, pero nunca pensaron en encontrar semejante sorpresa.»Es un asco. Lo peor de todo es que se dieron cuenta luego de probarla. Mi sobrina nieta todavía sigue shockeada por haber consumido esa salsa», manifestó Calvo.

La mujer aseguró que una vez que descubrieron al animal fueron hasta el Mercado y le pidieron explicaciones al comerciante que les vendió el producto. El hombre se mostró también sorprendido y les explicó que él no es quien produce la salsa, pero los contactó con el dueño de la fábrica ubicada en Fray Luis Beltrán en Maipú.

El propietario, siempre según la versión de Calvo, les habría ofrecido dinero a cambio de que no hicieran público lo sucedido.»No nos interesa la plata. Queremos que la gente sepa y que tenga más cuidado que nosotros. Es desagradable y peligroso lo que nos pasó. Queremos que la gente de Bromatología o quien corresponda se haga cargo y que haga más controles», sentenció.

Por su parte, desde la Dirección de Higiene de Alimentos de Mendoza, informaron que se realizan controles habituales en ese mercado.