Papa Francisco saluda a los periodistas en el vuelo hacia Sri Lanka

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, salió hoy a defender los dichos del Papa Francisco y aseguró que cuando el Santo Padre dio su discurso sobre no ofender a otras religiones, en alusión al atentado a Charlie Hebdo, y puso el ejemplo de que si alguien insultara a su madre, «le daría un puñetazo» no buscaba «justificar la violencia».

«Evidentemente, no es que el Papa quisiera decir que justifica la violencia. Hablaba de una reacción espontánea que se puede sentir y que -de hecho- uno siente, cuando es ofendido profundamente», dijo Lombardi.

«Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si Gasbarri (el papa aludió a uno de sus colaboradores que iban junto a él en el avión), gran amigo, dice una mala palabra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal!», había dicho Francisco, durante en una conferencia de prensa qiue dio sobre el avión, durante su vuelo a Filipinas, en el inicio de su gira asiática.

«Francisco ha puesto el ejemplo más clásico del mundo, que nos viene a la mente a todos nosotros, cuando hablan de nuestra madre. Un ejemplo muy sencillo para hacer entender que uno se ofende cuando se dicen las cosas que le tocan muy profundamente», agregó el vocero.

«No es indiferente para nosotros que se ofenda a la fe. Hay que tener esto en cuenta, que en una convivencia los derechos tienen que ser respetados, pero esto es obvio», continuó.