juez Ariel Lijo

La muerte del fiscal Alberto Nisman provocó que el juez federal Ariel Lijo adelantara su regreso al país para empezar a tratar la acusación presentada contra la presidente Cristina Kirchner, el canciller Héctor Timerman, el diputado Andrés Larroque y los piqueteros Luis D´Elía y Fernando Esteche.
Tras hacer lugar a la presentación contra el Gobierno, el magistrado ordenó realizar un procedimiento en la fiscalía especial del Caso AMIA que estaba a cargo del funcionario fallecido. El objetivo era resguardar los elementos que el denunciante tenía en su poder para sostener su imputación.

Luego de reunirse con el fiscal de la causa, Ramiro González, y una vez que sus colaboradores recogieron el material, Lijo dispuso colocar una custodia permanente para cuidar las pruebas; desde ayer por la tarde, en su juzgado se resguarda la siguiente documentación:
-Todas las escuchas correspondientes a los cuatro teléfonos de Jorge Khalil, la persona señalada como el nexo entre los gobiernos de Argentina e Irán. Las conversaciones fueron registradas en 961 CD’s de audio que se encuentran resumidas en 19 discos.

-Las declaraciones del dirigente oficialista Luis D’Elía y del fallecido periodista José «Pepe» Eliaschev, quienes expusieron ante Nisman durante la investigación
-Dos notas del Ministerio de Relaciones Exteriores vinculadas al caso. Y un oficio dirigido al Jefe del Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina, que data de mayo de 2014
-Copias de los artículos periodísticos que Nisman había incluido en la denuncia
-Un CD con 9 archivos de audio y video que fueron glosados en la presentación que el ex fiscal especial para la causa AMIA hizo la semana pasada

Días antes de aparecer sin vida, el fiscal Nisman había revelado detalles del material que tenía en sus manos
Con respecto a la investigación de la muerte de Nisman, la novedad de la jornada es que la pericia de búsqueda de restos de pólvora en las manos del fallecido «dio negativo», reveló esta mañana la fiscal Viviana Fein.
La funcionaria de todos modos aclaró que «el calibre pequeño del arma (una 22)», puede provocar que «el barrido electrónico no dé un resultado positivo». Y remarcó que esto «no descarta que él se haya disparado». Lo que llamó la atención es que la funcionaria lamentó el resultado del estudio.
Por su parte, el ex presidente de la DAIA, Jorge Kirszenbaum indicó hoy que la familia del fiscal no cree en la hipótesis de suicidio. Además reveló que en el departamento del funcionario judicial se halló una «nota» dirigida a la empleada doméstica con indicaciones «respecto a alguna compra para el día lunes».
«Si alguien escribe un mensaje así, la intención no era el resultado por el que hoy estamos todos consternados», analizó en diálogo con radio Mitre. En esa misma charla expresó su «sorpresa» por la muerte de Nisman, al que recordó como un hombre «frontal con el que se discutía con vehemencia y se acordaba con amabilidad».