Demis Roussos

Aunque había decidido retirarse de los escenarios para instalarse definitivamente en Atenas hace algunos años, la propuesta del cantante Cosima de Vito de emprender una gira por Australia había resultado demasiado tentadora para él. Sin embargo, Demis Roussos no llegó a concretar el proyecto: según confirmó su hija Emily a medios internacionales, el artista griego murió este fin de semana, a la edad de 68 años.

Nacido en Alejandría, Egipto, este músico de singular estampa -barba tupida, larga melena, cuerpo cubierto por túnicas, voz «de terciopelo»- no demoró en construir una carrera internacional. Primero, a través de la agrupación de rock progresivo Aphrodite’s Child, que lo tuvo como cantante y bajista, y luego junto a Vangelis, el exitoso «gran hacedor de bandas sonoras». Por eso, para 1971, ya se sentía listo para emprender su camino en solitario.

Gracias a canciones como «My friend the wind», «When I’m a kid» o «Goodbye, my love, goodbye», Roussos conoció la gloria y giró por distintos lugares del mundo. En 1980, por ejemplo, llegó a Buenos Aires para brindar un recital en el teatro Opera, pero todo terminó mal cuando, desde la platea, un hombre lo acusó de estar «haciendo playback» y muchos de los asistentes reclamaron la devolución de su dinero al sentirse estafados en su buena fe.

Por entonces, también, una respuesta durante una entrevista fue malinterpretada y dio lugar a una nefasta leyenda que rezaba que al ídolo griego le gustaba comer carne de perro. En realidad, se supone que él habría respondido «hot dogs» cuando le preguntaron cuál era su plato favorito, pero alguien interpretó sus palabras a medias y el rumor echó a correr. De más está decir que Roussos nunca más volvió a pisar suelo argentino, aún cuando su carrera siguió adelante en gran parte del mundo. Se estima que, a lo largo de los años, supo vender unos 60 millones de discos alrededor del globo.

Tras editar su último trabajo musical, Demis, en 2009, el cantante decidió alejarse paulatinamente de los escenarios e instalarse en Atenas. Allí, en la víspera de la elección que proclamó a Alexis Tsipras como primer ministro, Roussos perdió la vida.