Centro meteorológico

El pronóstico del tiempo para el lunes a la noche y el martes a la mañana anticipaba jornadas calurosas, aunque con algunas probabilidades de chaparrones aislados, y poco cambio de la temperatura.
Palabras más, palabras menos, ésa era la descripción de los centros informativos climáticos respecto al Valle Central de la provincia de Catamarca los minutos previos a que se produjera el temporal que llegó en las últimas horas del lunes 26 de enero, y que dejó como saldo una precipitación de 62 milímetros, una de las más copiosas de todo enero (la otra ocurrió el 20 de enero, con 72 milímetros), ráfagas de viento sur, anegamientos en las viviendas, desbordes de los ríos, caminos cortados y servicios suspendidos en casi todo el territorio provincial.
¿Cuál fue la falla o la falta de datos que impidió prever el desarrollo del temporal?
La provincia de Catamarca no tiene bajo la órbita gubernamental un observatorio meteorológico propio, por lo que depende de lo que informan los datos al Servicio Meteorológico Nacional, que funcionan en el Aeropuerto «Felipe Varela», en la ciudad de Santa María y en la ciudad de Tinogasta.
En la Capital provincial solo funciona el Servicio Meteorológico Urbano, que depende de la Facultad de Agrarias de la UNCA.
Al no contar con aparatos propios y una estación de monitoreo que permita hacer una lectura de los datos y elaborar informes o advertencias, los ciudadanos del Valle Central en gran medida quedan a merced de la naturaleza. Salvo que el temporal «ingrese» desde el sur, y en ese caso, los reportes de las estaciones de Policía (desde Recreo, La Paz, hasta la Capital) pueden oficiar de alertas hasta que el temporal llegue a los centros más poblados.
TIEMPO «LOCO»
  Los cambios que experimentan las particulares condiciones del clima, tanto en la provincia de Catamarca como en el resto del país, originan cierta debilidad en los pronósticos que se puedan elaborar para cada región. Aún así, la ausencia de aparatos propios y de un centro que concentre los datos recolectados en Catamarca provocó aún más incertidumbre en la población.
 En la década pasada, el ministerio de Producción entregó equipos de medición meteorológica a los productores del interior, a través de las Agronomías de Zona. De esta manera, por lo menos los trabajadores del campo podían anticiparse a los cambios en el tiempo, con la información que les aportaban esos equipos.