c5N Fran Morales

A sus 28 años de edad, la música electrónica lo llevó a realizar presentaciones por todo el país pero ahora sueña con proyectarse en el exterior.
Trabaja en el área técnica del canal C5N, donde además se supo ganar una sección en el programa «De 1 a 5”, en el que mezcla música electrónica y pasa videos los viernes en vivo. También ingresó recientemente al canal América TV: «Voy de a poco, pero me voy metiendo en otro canal de televisión, que para mí es muy importante”.
-¿Cómo y cuándo te iniciaste como disc jockey?
– A los 13. Desde los 13 hasta los 20, estuve acá pasando música. La primera vez que puse música fue para una fiesta comunión, en una casa en diagonal al Hotel Casino. Me acuerdo que me pagaron 80 pesos, por todo, llevaba sonido, luces… Creo que me quedé con dos pesos porque alquilaba todo y más el flete, se me fue toda la plata. Fue un desastre.
A los 14 se me dio la posibilidad de poner música en un boliche, en La Diva, por la avenida Presidente Castillo, cerca de la planta de la Coca. A los 15 entré a una radio, la NP3, una radio electrónica. Luego pasé a Spacial. A los 17 hice un pequeño micro para televisión en TELETEC de videos, que es más o menos lo mismo que estoy haciendo en C5N.
Fue todo un entrenamiento y sigue siendo un entrenamiento porque todo lo que hice en radio y televisión, lo estoy volcando allá.
-¿Quién te incentivó en esto? ¿Quién o quiénes fueron tus primeros maestros?
-Yo solo no más porque toco la guitarra. A los 13 años quería formar una banda y tocar folclore… Recuerdo que un día le dije a mi vieja que yo la iba ayudar siendo folclorista. Eso es algo que me queda grabado, que me queda pendiente porque siempre quise formar una banda.
Nunca se dio porque era muy chico. Entonces pensé qué se podía hacer con la música y comencé a pasar música. Pasaba todos los años tres meses de vacaciones en Fiambalá, de ahí son mis viejos, y salía con mis primos a pubs y boliches y veía todo el entorno y al disc jockey, que en esa época estaban atrás en el baño (ríe), no se los veía, y me comenzó a incentivar eso. Escuchaba la música…
-¿Fuiste autodidacta?
-Sí, yo no más. Comencé a comprar CD. El primer CD se lo compré a Oscar Bustos que para mí fue como un profesor  en tema musical. También Claudio Ramos y Ariel Vergara me influenciaron en el tema de la música y me aconsejaron.  Yo tenía 14 años y me rodeé de gente que conocía del tema.
A los 14 mi meta era poner música en la Sociedad Española. Ahí se hacían los mejores 15 años. Me moría por poner música ahí y se dio. Y después se dio en otro lado y en otro y en otro.
-Contabas que estuviste en Catamarca hasta los 20 años, ¿hacia dónde te fuiste?
– Me fui a La Rioja a estudiar Locución, estuve allí desde los 20 hasta los 23. Y luego, desde los 23 hasta los 26 estuve estudiando la carrera de sonido en La Metro, en Córdoba.
En La Rioja me conoció Antonio Castro, de la empresa Castro Producciones, es una empresa gigante que gira por todo el país para hacer eventos internacionales, y me ayudó mucho para salir por distintos lugares, a festivales grandes. Pasé por ejemplo a poner música en Corrientes para la previa de Daddy Yankee. Me llevaba a todos lados, yo viviendo en La Rioja. Me dio una mano gigante.
Cuando fui a Córdoba no me ayudó nadie pero los contactos estaban casi hechos para irme. Así que me fui y comencé a pasar música en muchos boliches.
Tuve el crecimiento que quise en Catamarca, en La Rioja… En Córdoba, también hice lo que quise porque puse música en los lugares que quería. No hice ni radio ni televisión pero estudié y pasé música. De ahí decidí irme a Buenos Aires.

En Buenos Aires todavía tengo que hacer un par de cosas más, necesito crecer, tengo como dos años más mínimo allá. Me puse como meta hacer un par de cosas más y de ahí me voy seguro.
-¿A Ibiza (España)?
-Sí, es Ibiza. Un atleta siempre quiere ganar un Juego Olímpico y un jugador de fútbol, un Mundial.  Y el disc jockey quiere pasar música en Ibiza. Es como la gloria para un disc jockey, de la música electrónica. Estoy seguro que voy a terminar ahí.
– Cuando te fuiste a vivir a Buenos Aires, ingresaste a trabajar al canal C5N ¿Qué tareas desempeñas?
– Estoy en la parte técnica del canal de lunes a viernes; pero los viernes a la noche tengo un segmento de música electrónica, salgo al aire. Inicialmente duró un minuto y ahora tengo un espacio de 20 minutos. Paso videos, información sobre música…
También estoy en la parte técnica de América TV. Tengo los dos trabajos a una cuadra de distancia. Voy de a poco, pero me voy metiendo ahí, en otro canal de televisión, que para mí es muy importante.
Además, los fines de semana pongo música en eventos, discotecas… Viajo por el país.
-¿Cómo pasaste del detrás de escena a salir en cámara y en vivo en C5N?
-Me acuerdo que Nico Magaldi fue el que me dio el impulso. Me dijo: «Vení Fran, vas a hacer esto”. Yo llegué a C5N y al segundo día cuando estaba detrás de cámara vino Nico y me preguntó qué hacía de mi vida…  Entonces le comenté que venía de Catamarca, que mezclo música, que soy disc jockey, le mostré de mi celular un par de videos que tengo en las redes sociales. Se sorprendió y me invitó al día siguiente a pasar música en vivo. Llevé la consola y aparecí delante de cámara para ir a la pausa, habré estado en el aire unos 30 segundos.
-En el canal C5N te fuiste ganando espacio y ahora tenés la sección Boliche…
– Sí, ahora está la sección. Primero no hablaba porque era muy fuerte para mí, a pesar de ser locutor, la pantalla. Todo fue muy rápido. Nico (Magaldi) me empezó a soltar, comencé a hablar con él, después a presentar videos, a mezclar música y videos. Luego, cuando se fue Nico del programa y entró Hernán Lirio que tiene otra onda, comencé a cambiar con el productor las fichas. En vez de un solo video, empecé a poner cinco, alargar cosas, presentarlos de otra forma, entrar sólo o salir o que Hernán venga algunas veces.
Cambió toda la sección y ahora dura 20 minutos pero eso tiene que ver con el esfuerzo que le pusieron todos. La ficha que me puso Nico Magaldi, que ahora es un amigo, el productor general, directores y los técnicos. Nunca me dijeron: «No, Fran no lo hagas” o «No das en cámara”. Un minuto que no das el rating no estás nunca más, por lo menos en ese lugar. Es como si la gente no te quisiera…
– ¿Tuviste la oportunidad de poner música en un evento internacional?
– No, pero creo que este año se me va a dar. Estoy convencido que este año se me va a dar. Voy de a poco. Buenos Aires es la plataforma justa para pararse, crecer un poco y saltar a algo más internacional.
Para este año cerré un par de fechas para hacer Bolivia, Uruguay y Paraguay. Pero todo es debido al crecimiento en Buenos Aires.  El canal tiene mucho que ver. Estuve poniendo música antes de Navidad, el sábado 13 de diciembre, en el Estadio Único de La Plata, en un evento que se llama «Argentina Corre” que lo organiza C5N por todo el país. Estuvieron bandas de rock como los Decadentes, Tipitos, Caligaris… También muchas modelos porque hubo desfiles…
En los dos únicos lugares que no se hizo «Argentina Corre” es en Catamarca y La Rioja.
– Pasaste música para la fiesta de Año Nuevo en el Centro de Ingenieros…
– Sí, hacía 7 años que no venía a Catamarca Capital a pasar música, desde que me fui. Me encontré con un público totalmente distinto, con un público mucho más chico, con un público masivo para ser música electrónica.
– Tus presentaciones, ¿cuánto tiempo se extienden?
– Me contratan por una hora y media. Antes pasaba música toda la noche, ahora es un set de música electrónica coordinado con pantalla gigante, fuegos artificiales, fuego en el escenario, con gas frío y papeles.
Trato hacer como un ida y vuelta con el público. Hablar con el público. No soy animador pero saludo, con pequeñas cosas, para diferenciarme de otros disc jockey que van y pasan música no más, que no está mal, antes yo lo hacía así; pero la experiencia me fue llevando por distintos lugares y me hizo ver  que hay que hablar con el público, por lo menos saludarlo.
Siempre trato de diferenciarme con algo. Lo que presenté en Año Nuevo fue un show de una hora y media, de la 5 a las 6.30, coordinado con pantalla gigante y con toda la música ordenada medianamente en base a los que la gente le podría llegar a gustar, pero mezclada a mí estilo.
-¿Los disc jockey tocan música o pasan música?
-Para mí no tocan. Siempre dije que no tocan porque yo toco la guitarra y la batería. Y Cuando lo hago me doy cuenta que estoy tocando… Quizás hay temas míos que los toqué en un estudio o en mi casa, y cuando voy a pasarlos sólo los estoy presentando porque ya están hechos, compactados y mezclados con otros. Le puedo poner efecto, pero no estoy tocando el instrumento.
– ¿Tuviste la oportunidad de crear la música para una banda?
– Hice remixados, pero no en vivo que es algo que quiero. Siempre quise formar parte de una banda, no se si de rock, pero algo distinto. Todavía no se ha dado, pero lo estoy buscando.
Ahora está un poco más cerca porque en el programa «De 1  a 5”  (de C5N) hay un bloque en el que van bandas en vivo. Son bandas, muchas veces desconocidos, que presentan su material y van con mucho entusiasmo para presentar sus propias canciones. Eso me dio un impulso para empezar a hacer música, porque antes no lo hacía, y acoplarme a una banda también.
Me dio una influencia enorme el programa.
-Se te nota que sos muy feliz haciendo lo que hacés…
-Sí, sí, sí. Estoy contento por todo lo que se dio y de la manera en que se dio. Y sobre todo porque lo busqué. Busqué desde chico irme a Buenos Aires, busqué totalmente querer aparecer en la tele, poner música en eventos masivos, hacer música.
Texto: María Cristina Leiva