fiscal Alberto Nisman

La DAIA advirtió que «todavía quedan muchas dudas» sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, y señaló que eso perjudicó a la investigación por el atentado a la AMIA.

El vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, advirtió que «todavía hay muchas dudas» sobre la muerte Nisman, y afirmó que su deceso le provocó «un daño notorio» a la causa AMIA.

Tras opinar que «muchos de lo que deberían darnos respuestas, nos formulan preguntas«, Wolff aseguró que «sin dudas las perspectivas no son de los más alentadores» sobre el futuro de la causa por el atentado contra la AMIA, su encubrimiento y la denuncia contra Cristina Kirchner y Héctor Timerman.

«Son miles y miles y decenas de miles de fojas que hay que estudiar. Y no es lo mismo estudiarlas que haber sido parte de la investigación. Entiendo que más allá de que todavía no se saben las causas ciertas de su muerte, es muy notorio el daño que se le hizo a una causa que ya viene muy dañada, muy golpeada, muy complejizada», dijo Wolf a radio Continental.

Tras ratificar que el pacto con Irán para revisar la instrucción argentina de la causa fue «un mamarracho«, el vicepresidente de la DAIA afirmó que «se piensa que es la comunidad o la dirigencia la que acusa a Irán», pero afirmó que «es la Argentina la que acusa a Irán» a través de la Justicia, y confió en que los tribunales seguirán tachando de «inconstitucional» el acuerdo con ese país.

También confirmó lo que la DAIA y la AMIA le dijeron esta semana a la procuradora Alejandra Gils Carbó respecto de los sucesores de Nisman, quienes considera que deben ser «intocables e intachables«, pero que la comunidad no iba a participar del nombramiento porque esas instituciones «no ponen ni sacan funcionarios«.

Por otro lado, el padre de una de las víctimas del atentado de 1994 sostuvo que el fallecimiento de Nisman «eclipsó» la denuncia contra Cristina Kirchner. Luis Czyzewski, de la agrupación Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado a la Amia, afirmó «lo que sabemos es que (Nisman) murió después de la denuncia que había hecho, de una gravedad inusitada, y esa gravedad fue potenciada por la reacción del Gobierno, que reaccionó como no debía reaccionar, desacreditando a la persona que hizo la denuncia», expresó Czyzewski.

Y, resaltó que «la muerte de Nisman planteó dos tragedias. Una es la desaparición de una persona que podía darle al país mucho más de lo que ya había dado» y «la segunda es la tragedia argentina. Es una tragedia para el país y de esa tragedia no se sale fácilmente«.