Mauro Vieira - Brasil

Ante un escenario complejo en términos económicos, Dilma Rousseff envía a Buenos Aires a un conocedor del país: Mauro Vieira, el flamante canciller fue durante 6 años, hasta 2009, embajador en la Argentina.

Muy preocupada por la caída en el comercio bilateral, que superó en 2014 el 21,2 por ciento, y por el reciente acuerdo que la Argentina firmó con China, la mandataria ordenó el viaje y el funcionario mantendrá reuniones con su par, Héctor Timerman, el ministro de Economía, Axel Kicillof; la ministra de Industria, Débora Giorgi; y el titular de Planificación, Julio De Vido. También tratará de verse con Cristina Kirchner (dependerá de la agenda de la mandataria).

El comercio entre Argentina y Brasil se derrumbó el año pasado más de 20%

Vieira intentará plantear una agenda bilateral de temas para discutir durante el 2015, principalmente comercio de autos, levantamiento de trabas a importaciones y el rol de China en la región. Además, tendrá la misión de evaluar la posibilidad de preparar un encuentro entre ambas presidentas, quienes no se ven a solas desde principios de 2013.

El comercio entre Argentina y Brasil se derrumbó el año pasado más de 20% y cerró con un déficit para nuestro país de 139 millones de dólares, 95% más bajo que el registrado en 2014. Para la cancillería brasileña el hecho «refleja la importancia primordial de la asociación estratégica entre las dos naciones», señalaron altas fuentes de Itamaraty, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.

Temor por la aproximación entre Beijing y Buenos Aires

Los convenios firmados entre la Argentina y China son motivo de preocupación en el gobierno de Dilma. Según trascendidos, a la administración brasileña le inquietan las ventajas que son concedidas en el acuerdo a inversiones y trabajadores del país asiático, que podrían sacar de competencia a empresas brasileñas en nuestro territorio.

Los industriales de Brasil manifestaron su temor a perder todavía más espacio para sus exportaciones de bienes industriales al mercado argentino.

En el vecino país exponen como un «caso paradigmático» los acuerdos recientemente firmados, que abren las puertas, entre otras cosas, a fuertes inversiones asiáticas en generación eléctrica. Según los analistas, los convenios llevarán a importar bienes de capital e insumos de China como si este país fuera socio pleno del Mercosur.

Vieira fue convocado especialmente por Rousseff para esta nueva etapa de gobierno, luego de que revista durante los últimos cuatro años como embajador de Brasil en Washington.