vacunacion - escuela

El Ministerio de Salud recomienda que al comenzar las clases, es muy importante que las niñas y los niños tengan todas las vacunas completas de acuerdo al Calendario Nacional de Vacunación.

¿Por qué debemos vacunar a nuestros hijos?

Las niñas y los niños son especialmente susceptibles a las enfermedades. No suelen lavarse las manos con frecuencia, comparten utensilios y objetos personales, y se llevan todo a la boca.

Al ingresar a la escuela, entran en contacto con muchos otros chicos y adultos, y por lo tanto están más expuestos a diferentes enfermedades.

Frente a estas situaciones, las vacunas son la mejor medida de prevención.

Además, al vacunarlos beneficiamos a toda nuestra familia y a la comunidad, ya que contribuimos a disminuir la circulación de dichas enfermedades.

Los niños y niñas de entre 5 y 6 años tienen que recibir 3 vacunas:

– La Sabin (contra la poliomielitis)

– La Triple Viral (contra el sarampión, la rubéola y la paperas)

– La Triple Bacteriana (contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa)

Vacunas de los 11 años:

Las chicas y los chicos de 11 años tienen que aplicarse:
– La Triple Bacteriana Acelular (contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa)
– La vacuna contra la Hepatitis B: Iniciar o completar esquema de 3 dosis.
– La Triple Viral (contra el sarampión, rubéola y paperas): Iniciar o completar esquema de 2 dosis.

– Para las niñas solamente, la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano – VPH (para prevenir el cáncer de cuello de útero).

Las 19 vacunas del Calendario Nacional de Vacunación se aplican de forma gratuita en centros de vacunación y hospitales públicos de todo el país.

Otros cuidados de la salud de los chicos

Además de completar las vacunas, es importante cuidar otros aspectos de la salud de nuestros hijos a lo largo de la etapa escolar:

Control de crecimiento: Es aconsejable visitar al pediatra al menos una vez al año, aún cuando no se manifiesten problemáticas puntuales, para asegurarnos de que se están desarrollando correctamente.

Salud visual: Un control oftalmológico anual permitirá detectar posibles problemas visuales, que de no ser diagnosticados tempranamente pueden afectar su desempeño escolar y social.

Salud bucal: Se recomienda llevar a los chicos al dentista al menos una vez al año, y promover en ellos el hábito del lavado de dientes diario para evitar caries y otras enfermedades.

Salud auditiva: Si el niño o niña presenta dificultades en el lenguaje, no hace lo que se le indica, pregunta «¿qué?» con frecuencia y escucha la televisión a un volumen muy alto, es conveniente consultar al pediatra para que analice si existe algún problema auditivo.

Alimentación sana y actividad física: Una nutrición variada y en cantidades adecuadas a la edad, con frutas y verduras incluidas, favorece el crecimiento y el rendimiento escolar. Asimismo, los chicos necesitan movimiento y actividades para recrearse y desarrollar su cuerpo de forma saludable.