Sergio Urribarri en un discurso en la apertura de sesiones ordinarias 2015 ante la Legislatura Entrerriana

El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, hizo su último discurso de apertura de sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa como mandatario provincial y repasó su gestión.

«Volvimos de nuestro olvido y espero que nos demos cuenta que estamos para más», aseguró Urribarri en el recinto de la Cámara de Diputados en el marco del 136º período de Sesiones Ordinaria de la Asamblea Legislativa, donde agregó: «He abierto las puertas que estaban cerradas, hemos hecho que el país note que existe esta provincia e hicimos que pasen cosas buenas. Hemos hecho la mejor gestión de la historia».

En la primera parte de su discurso, el gobernador entrerriano indicó: «Nada absolutamente nada me vino regalado ni me fue fácil, pero la lucha permanente con compañeros leales de causas nobles me dio la energía y el convencimiento de que podíamos romper paradigmas».

«De que podíamos -continuó- dejar atrás una provincia que miraba cómo crecían las demás y convertirnos en un modelo regional, de vanguardia, de inclusión y de desarrollo sustentable. Para muchos esto era un sueño, pero para mi era una consecuencia lógica del potencial, del talento y de la fuerza que tenemos los entrerrianos».

Urribarri sostuvo: «Nos intentaron hacer creer que eramos pequeños, que debíamos conformarnos con ser sólo una tierra fértil con pocas vacas gordas y el pueblo entrerriano flaco. Se encargaban de bajar la autoestima y aprovecharse de ella».

«Yo quise ser un gobernador para cambiar las cosas y creo, humildemente, que entre todos las cambiamos, pero Entre Ríos también me cambió a mi», dijo Urribarri, y agregó: «Me dio las mayores alegrías y los desafíos que pude afrontar: aprendí a amar, cuidar y a pensar a Entre Ríos».

Frente a legisladores, funcionarios, intendentes, empresarios y representantes de entidades de Entre Ríos, subrayó: «Desde el primer día decidí que mi oficina sería cada una de las ciudades y los pueblos de la provincia, porque no soy ni seré funcionario para estar en el escritorio».

Por otra parte, Urribarri anunció: «Vamos a promover la reforma de la ley electoral provincial con la idea de tener uniformidad con las reglas de las elecciones nacionales, principalmente en lo que se refiere a la estructuración de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO)».

«Pensamos en un sistema que permita o que le facilite al sistema de partidos más flexibilidad en la conformación de su oferta final de candidatos con el objetivo de fortalecer la futura eventual coalición gubernamental», remarcó.

En otra parte de su discurso, Urribarri dijo que «hay cientos de lugares en la provincia en donde allí no había nada; hoy se levanta una escuela, un hospital, un centro de salud, una escuela técnica. Hay 2600 kilómetros de rutas nuevas, cruzan las redes a agua y cloacas, o hay gas natural».

Respecto a la educación, recordó que «hemos construido 134 escuelas nuevas y hay 10 más en ejecución» y agregó que «junto con el Gobierno Nacional se han entregado 137.529 netbooks, hay 46 escuelas Nina y la inversión en becas saltó de 14 millones a 51.300.000 pesos en el año pasado».

«Hemos bajado la tasa de analfabetismo del 2.7 al 1.8 por ciento, muy por debajo de la media nacional. Esto no es espontáneo sino producto de la aplicación de los programas específicos, y es un récord y una marca a fuego de que nos importa y que es prioridad la educación», agregó.

En tanto, resaltó que se construyeron «11.093 viviendas, más unas 7.000 viviendas del Procrear construidas».

“Hoy somos otra provincia y podemos ser mucho más, y la dirigencia debe saber a dónde se pone la energía, en el futuro o en el pasado, en la vieja o en la nueva política», señaló.

Urribarri puntualizó que «yo confío en las nuevas generaciones, y ahí puse mi confianza», y añadió que «siento que no he defraudado y he cumplido con mi deber, con dignidad e integridad».

«He abierto puertas que estaban cerradas, hemos hecho que el país note que existe esta provincia, e hicimos que pasen cosas buenas: hemos hecho la mejor gestión de la historia. Volvimos de nuestro olvido y espero que nos demos cuenta que estamos para más», señaló.

El mandatarió prosiguió y dijo que «ese más que logramos no fue por especular, sino por tener valor e inteligencia, y arriesgar y tomar la decisión de subirnos a un tren que pasó por esta provincia, y que la llenó de obras, trabajo y dignidad para todo el pueblo como nunca pasó acá».

«Podemos ser mucho más, por eso sigamos para adelante confiando en las nuevas generaciones, porque esta provincia, de ahora en más, merece buenos gobernantes».

Finalmente, remarcó que «esto es sólo una despedida formal, no voy a dejar de trabajar hasta el último minuto, aún hay mucho por hacer, entregar obras, programas por ejecutar, quedan procesos electorales que fortalecerán la democracia, y decisiones políticas importantes».

«A continuar trabajando con inteligencia, entereza, y poniendo el corazón en el oído del pueblo, que así no nos vamos a equivocar», finalizó Urribarri.