Argentinos Juniors - Estudiantes LP

Argentinos Juniors vivió a mil ese segundo tiempo excitante, conmovedor. Dejó todo en cada grito; en cada puño al aire, con la furia de lo que parecía imposible y se transformó en realidad; en la certeza de que esos goles salvadores son un tesoro para una hinchada que sufre, pero no pierde la fe, la ilusión de hacer una buena campaña. Esta tarde, en su propio estadio, el Bichito, logró revertir un 0- 2 ante Estudiantes y despertó la esperanza de sus seguidores, que comienzan a creer en este equipo de pibes que camina invicto en el presente torneo; aunque, prefieren ponerle freno al entusiasmo y disfrutan del guiño que le dan los buenos resultados.

Este equipo dirigido por Gorosito busca reverdecer laureles. Lo hace a partir del sacrificado de sus nuevos brotes (Lenis, Gallego, Iñiguez y Rinaldi) y echa firmes raíces en Cristian Ledesma cuando el viento sopla en contra.

Es un equipo ataviado con un perfil de austeridad reconocida. Casi clásico en su forma de jugar. Nada de manteca al techo; mucha sobriedad y cautela. Y un aditamento esencial para enriquecer el producto: busca jugar. Por momentos lo consigue y en otros no tanto.

5 Fecha Octavo partido
Pos Equipo PJ PG PE PP DG PT
Estudiantes LP 5 3 1 1 2 10
Argentinos 5 2 3 0 3 9

El partido consagró la mayor parte de su tiempo a la fricción, al choque, al mandato de las piernas fuertes y las ideas débiles. Se vigilaron con mutuo recelo y midieron los riesgos. Si bien es cierto que en los primeros movimientos ninguno dejó deslizar muestras de su repertorio habitual, en el terreno de las intenciones el local sacó una pequeña ventaja.

Pero esa ligera supremacía, de pronto, lo encontró abajo en el marcador. Sin merecerlo, a los siete minutos, Estudiantes logró ponerse en ventaja a través de un penal ejecutado por Diego Mendoza. A partir de ahí, el local buscó la igualdad y tuvo una jugada parecida en la que pidieron penal de Leandro Desábato. Sin embargo, Patricio Loustau juzgó que no hubo falta.

En el segundo tiempo era evidente la reacción de Argentinos. Pero Estudiantes no le dio tiempo, ya que Auzqui, de cabeza, tras centro de Gil Romero, puso 2-0.

A pesar de la desventaja, el Bicho no se desesperó y trató de manejar el balón por abajo. Y tuvo bastante éxito a la hora de ser paciente. De la mano Cristian Álvarez y Reinaldo Lenis, consiguió acorralar al Pincha en su propio arco y descontar por intermedio de Andrés Franzoia. Cuatro minutos más tarde, tras la expulsión de Israel Damonte, Argentinos se agrandó, mientras que Estudiantes entró en un mar de dudas y temores. A los 33, Ezequiel Garré (expulsado luego en tiempo de descuento) entró solo por la izquierda y con dureza sacudió al ángulo de Silva, quien nada pudo hacer para evitar el empate. Era el 2-2. Era la hazaña para un equipo de humilde que camina invicto con 9 puntos y comienza a esperanzar a su gente, que por ahora aplaude y canta bajito. No quieren que se le esfume la ilusión.