Quilmes - Vélez

El mismo rival, el mismo resultado. En sus últimos 18 partidos, Quilmes sólo sumó dos victorias; ambas fueron frente a Vélez por 2-1 y en el Centenario, el mismo escenario en el que había superado el Fortín el 1º de noviembre pasado. Desde entonces, el equipo que hoy conduce Julio César Falcioni no había podido sumar de a tres, con dos empates y siete derrotas en el recorrido. La impaciencia ya empezaba a asomar en el Sur, cuando el Cervecero encontró, cerca del final y en una acción discutida, la llave para dejar sin invicto a Vélez y conseguir su primera victoria del campeonato.

Un primer éxito que le resultó trabajoso, pero que tuvo el estilo de Falcioni, el emperador de las jugadas de pelota detenida. Todos los equipos que dirigió se han caracterizado por aprovechar estas situaciones, y Quilmes no es la excepción. Lo evidenció en la primera etapa cuando sacó ventaja con un cabezazo de Lucas Suárez, tras un tiro libre de Droopy Gómez. Fue para sorprender luego de un comienzo en el que el ataque del equipo visitante se mostraba más protagonista. Después, Gómez exigió a Sosa en otro tiro libre, y desde un tiro de esquina de Buonanotte otra vez apareció Suárez para hacer lucir a Sosa. Tres jugadas que mostraron parte del trabajo que el entrenador ensaya a ultranza, con dos ejecutantes definidos y que además del lateral izquierdo, tiene a Tito Ramírez y a Joel Carli como principales receptores.

Ese cabezazo de Suárez marcó la diferencia, porque en el resto coincidieron en lo impreciso y en las pocas ideas para generar jugadas combinadas en ataque como en lo trabado y en lo brusco del juego; no ayudó el árbitro Pablo Díaz con sus determinaciones.

5 Fecha Séptimo partido
Pos Equipo PJ PG PE PP DG PT
Vélez 5 2 2 1 2 8
Quilmes 5 1 2 2 -1 5

«Desde que empezó el campeonato buscamos mayor precisión en la ofensiva. Los muchachos se esfuerzan en los entrenamientos, pero es evidente que debemos insistir. Con el empate de visitante con Aldosivi (1-1), y con este triunfo, ya se va a trabajar con más ánimo», destacó el técnico. Del otro lado, Miguel Ángel Russo no tuvo reparos en decir: «Sabíamos que nos exponíamos a las jugadas de pelota parada y a los contraataques y así nos ganaron, porque el penal que les otorgan -por falta sobre Fernández- fue producto de un pelotazo largo que agarró distraídos a los defensores». Vélez, lejos del buen comienzo de campeonato que había tenido, retrocedió otro pasó. Este equipo que arrancó con mucho impulso, va de mayor a menor; después de dos triunfos iniciales, sumó apenas 2 puntos sobre 9 posibles. Para Russo, es una cuestión de experiencia: «Este es un plantel con muchos jóvenes que les falta adaptarse al juego de primera, y a ser más audaces y punzantes a la hora de atacar». Más efectivo, Quilmes encontró el éxito y respiró aliviado.