La función se llevó a cabo en el Teatro del Libertador, en el marco de las actividades organizadas en la Ciudad para honrar un nuevo Aniversario de Córdoba. Hubo 14 distinguidos elegidos por el Intendente y uno elegido por la gente en las redes sociales.

Como cada año, el Intendente de la Ciudad de Córdoba fué el encargado de hacer entrega de la máxima distinción que otorga el Gobierno Municipal, la Estatuilla del Fundador, a ciudadanos o instituciones que por su aporte a la cultura, la ciencia, los deportes o la sociedad, se hacen merecedores de la réplica a escala del monumento ubicado en la plazoleta de la esquina de 27 de Abril y Obispo Trejo en homenaje a la memoria de Jerónimo Luis de Cabrera.

Este año son 14 los distinguidos, contemplando al artista plástico Antonio “Tutuca” Monteiro; el escritor Nelson Specchia, recientemente premiado; Juan Carlos Vergottini y Luis María Amuchástegui, médicos referentes regionales de amplísima trayectoria; el productor José Palazzo, motor de del Festival Cosquín Rock; Viviana Pozzebón, artista, gestora y referente de la percusión femenina a nivel regional; Isaias Goldman, empresario cordobés y promotor del arte y la cultura; Pablo Bianco, referente de la comunicación local; el locutor Raúl Bejar Tapia y el periodista Luis Beresovsky, ambos de gran trayectoria en la radio local; Yamil Yoma, referente del radioteatro nacional; e instituciones vinculadas a nuestra historia y nuestra cultura como la Colectividad Armenia, el Colegio Santo Tomás y la empresa familiar de alfajores Chammas.

Por otro lado, este año se llevó a cabo la cuarta edición del Jerónimo de la Gente, un mecanismo que permite a los cordobeses elegir a uno de entre cuatro referentes destacados propuestos. En esta edición los cordobeses han elegido a Carmelo Giordano, más conocido como el saxofonista de la peatonal.

El programa artístico de la Función de Gala contó con la presentación del Coro Municipal —bajo dirección de Tomás Arinci— organismo que interpretará “Introducción al Ángel” de Astor Piazzolla, además de una versión del “Bolero” de Ravel, junto al Ballet Municipal con Walter Cammertoni como director invitado. La interpretación coreográfica —variaciones sobre el Bolero de Ravel— se titula “Bravo, respiro y ando”.

Para sorpresa de los asistentes se contó con la presencia del famoso bailarín clásico Maximiliano Guerra y al finalizar la entrega de las distinciones el público presente disfrutó de la performance artística de Viviana Pozzebón.

Artículo anteriorPapa Francisco en la audiencia general: El espíritu de la oración devuelve el tiempo a Dios
Artículo siguienteLos detalles del contrato de Gallardo para seguir en River