Ayer quedó al descubierto una nueva falencia en el Hospital de Fiambalá cuando un bombero voluntario fue trasladado a ese centro de salud desde Medanitos, pero no había médico disponible ni ambulancia y finalmente fue asistido por las enfermeras.

El hecho comenzó pasado el medio día de ayer, cuando un integrante del grupo de Bomberos Voluntarios de Fiambalá tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital Dr. Luis Agote de la ciudad luego de haber inhalado monóxido de carbono en un incendio en Medanitos, En ese lugar fue asistido por el Dr. De la Fuente, quien determinó su inmediato traslado. Pero al llegar a Fiambalá se les informó que no había médico disponible ni tampoco ambulancia, por lo que las enfermeras de turno debieron asistir al paciente, hechos que suceden con frecuencia en este lugar por la falta de profesionales.

La rápida intervención de las enfermeras permitió estabilizar al bombero y dejarlo fuera de peligro, mientras que el médico llegó cerca de las 15. Como si esto fuera poco, los recursos materiales y humanos son escasos, como los medicamentos, combustible, entre otros, son algunos de los faltantes que mayor agravante presenta en la actualidad el hospital local, donde muchas veces instituciones como Vialidad de la Provincia y la Municipalidad colaboran con combustible o la ambulancia de Defensa Civil Municipal que es el único medio de movilidad sanitario con que cuenta Fiambalá para cualquier emergencia, mientras que en el área programática N°10 existe un “cementerio” de ambulancias sin reparar. Sin mencionar la localidad de Palo Blanco que sigue pidiendo por un medico estable y que les devuelvan la ambulancia. Problemáticas que en más de tres años no pudieron ser solucionadas a pesar de todas las promesas por parte del Ministerio de Salud de la Provincia.