La policía continuó con los allanamientos en el marco del megaoperativo realizado para desbaratar a quienes consideraron la banda de distribuidores de cocaína más importante de la provincia.

Cinco personas, entre ellos el presunto líder de la organización, se encuentran detenidas y los vecinos de la zona se animaron a contar a El Esquiú.com los problemas que tenían con estas personas y la forma en la que se movían con total impunidad y “adoctrinaban” a menores para trabajar para ellos.

Más de una decena de propiedades fueron registradas por personal de la dirección de Drogas Peligrosas con acompañamiento de los grupos especiales de la policía provincial. El hallazgo más importante fue el de una cocina de cocaína en el pasaje Alem, propiedad que pertenecía a una familia de apellido Argañaraz, donde además de los precursores químicos y otros elementos para estirar la sustancia se encontraron 9 kilos de este estupefaciente en estado de alta pureza.

Se dialogó con vecinos del barrio, quienes bajo la condición de la reserva de sus identidades aceptaron contar cómo era la convivencia con estas personas.

“Ellos se movían con total impunidad. Se dedicaron a lo mismo toda la vida, todo el mundo sabía; sin embargo, parecía que nadie podía decirles nada ni denunciarlos porque quedaba todo en la nada”, señaló uno de los vecinos. “Hubo varias familias de acá que los denunciaron por la venta de drogas y un montón de otros problemas que ocasionaban y hasta ahora no había respuestas de la Justicia ni la policía. Ahora esperamos que sigan encerrados”, agregaron.

“Esta familia adoctrinaba menores para que se dediquen al delivery y repartan la droga que ellos preparaban, también para que les hagan las cobranzas. La forma de pagarles era con droga; los convertían en adictos y así los hacían depender de ellos. En el barrio hay familias que quedaron totalmente destrozadas por culpa de estas personas”, explicó una mujer.

Además de esta propiedad, se allanaron inmuebles en las 920 Viviendas, barrio Martín Güemes, avenida Alem entre La Rioja y avenida Güemes, esquina de calles Perú y Julio Herrera, barrio 50 Viviendas Sur, en su mayoría pertenecientes a la misma familia. Los resultados fueron ampliamente satisfactorios para el personal interviniente, ya que se encontraron estupefacientes, armas de fuego, vehículos, teléfonos celulares, más de cien mil pesos y material probatorio alusivo al delito de la comercialización de estupefacientes.

Se allanó también una finca ubicada al pie del cerro Ancasti, en cercanías del aeropuerto Felipe Varela, donde se sospechaba que también había actividad narco, aunque sólo se secuestraron dos escopetas y algunas herramientas.
Ningunos perejiles

Fuentes cercanas a la causa explicaron a este medio que el operativo desplegado fue eficiente y exitoso en virtud de los resultados obtenidos. Destacaron sobre todo el hecho de que los detenidos “no son ningunos perejiles; estamos hablando de la detención del organizador de una cadena de narcotráfico. Es importante, porque además se trata de droga dura y no solamente de marihuana”.

“Por la información que se maneja, estamos hablando de probablemente el distribuidor más grande de cocaína de Catamarca y podría haber muchos involucrados más”, añadió la misma fuente.
Organizados

Por otra parte, el jefe de Policía, Julio César Gutiérrez, también fue consultado por este medio sobre los allanamientos. Al respecto, explicó que al verse superados en número, los detenidos ejercieron la resistencia mínima. “Estas personas trabajaban con una estructura bastante organizada”, señaló.

“Esto es una muestra de que la institución no es como piensan algunos; siempre aspiramos a trabajar de la mejor manera, aunque algunas personas nos desprestigien. Estamos confiados en que con los elementos que hay dentro de la causa todo va a llegar hasta una sentencia condenatoria que sirva de ejemplo a aquellos que se dedican a llenar de veneno a nuestros chicos, que sepan que vamos a estar tras sus pasos”, dijo el líder policial.

Los cinco detenidos se encuentran todavía incomunicados y durante el transcurso de esta semana irán siendo indagados a medida que se organice el expediente, debido a que consta de una importante cantidad de procedimientos y secuestros.

Por lo pronto, estos “zares de la cocaína” se encuentran fuera de circulación.