En un comunicado, la empresa Barrick Gold reconoció por primera vez que la mina Veladero en el norte de San Juan derramó cianuro al río Las Taguas, pero no brindó precisiones, tal como viene reclamando la sociedad civil. En paralelo, la Justicia suspendió su producción por cinco días.

En una nota de prensa, la minera canadiense confirmó luego de tres días de incertidumbre que «la contingencia ocasionó el ingreso temporal de solución cianurada al río Las Taguas», aunque aseguró que «no han generado impactos en la salud de las personas».

Además, informó que «en ninguno de los monitoreos se ha detectado la presencia de solución cianurada en el río Jáchal ni en el dique Cuesta del Viento, en su entrada y desembocadura». Sin embargo, no brindó cifras concretas que es lo que exigen los vecinos y las ONG ambientalistas.

Pese al intento de Barrick Gold por enfriar las aguas, según confirmó Infobae, el titular del Juzgado Letrado de Jáchal, Pablo Oritja, hizo lugar a un recurso de amparo presentado por un vecino y suspendió la producción en la mina para que se evacúe el campamento y se realicen peritajes en las próximas horas.

En la misma resolución, el juez Oritja ordenó que la empresa provea agua envasada a las comunicadas de los departamentos de Jáchal e Iglesia afectadas por el derrame. En la zona se acabó el agua mineral de los comercios, ya que ante la falta de certezas, los vecinos salieron a comprar botellas en masa. Incluso el propio Gobierno de José Luis Gioja recomendó que no se consuma agua en tres localidades de la zona.

En la Justicia quedan pendientes al menos tres denuncias. En el mismo juzgado hay una presentación del fiscal provincial, Guillermo de Sanctis, a partir de la cual se decidió en una audiencia pública que el magistrado encabece mañana una visita a la mina junto a cuatro fiscales, donde realizarán una inspección ocular con el objetivo de verificar las condiciones de seguridad en el marco de las cuales se rompió el caño que transportaba cianuro. De la comitiva también participarán un ingeniero y un veterinario que extraerán muestras de tierra y de animales muertos para ser estudiadas.

También está radicada en el juzgado de Oritja un pedido de dos dirigentes y vecinos, Saúl Zeballos y José Oscar Torres, del Frente Progresista Popular, que solicitaron a la Justicia que investigue «la presunta comisión de delitos contra la salud pública, referidos a la posible contaminación del agua destinada al consumo humano».

Además, en la Justicia federal quedó asentada una denuncia de Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas de la Patagonia contra los secretarios nacionales de Minería y Ambiente y Desarrollo Sustentable, Jorge Mayoral y Sergio Lorusso, la Barrick Gold, el subsecretario de Ambiente de San Juan, Domingo Raúl Tello, y el titular de la Cámara de Minería de San Juan, Santiago Bergé. Los acusó de «envenenamiento de aguas» y «propagación de enfermedad peligrosa».

Mientras tanto, siguen las asambleas permanentes en las plazas de las ciudades de Jáchal e Iglesia. Además, hoy hubo una manifestación en el ingreso a Veladero por la localidad de Tucdum. Los vecinos reclamaron la renuncia del ministro de Minería provincial, Felipe Saavedra, y exigen certezas sobre la magnitud del derrame.

Artículo anteriorAccidente en Copacabana
Artículo siguienteGoogle habilitó una herramienta para localizar a las personas tras el terremoto en Chile