Ese país tiene un gran problema de suciedad en sus calles porque rige una norma que busca solucionar este inconveniente, en parte: tirar una colilla de cigarrillo en la calle tendrá una multa de 68 euros.
El argumento es que son 350 toneladas de colillas las que cada año recogen más de 6.800 agentes de limpieza de París. Es común ver las calles sucias con este residuo en el suelo, principalmente en la puerta de las empresas y negocios.
Por eso, las autoridades de París anunciaron en mayo la norma que comenzó a regir y que tiene como propósito multar aquellos que son captados infraganti.
Por otro lado, la medida pretende disminuir los daños medioambientales. Según precisa el Ayuntamiento de París una colilla de cigarrillo demora entre 4 y 12 años en desaparecer. Mientras eso ocurre, libera metales pesados ​​y contaminantes como la nicotina, el cadmio y el plomo.
Para impulsar el correcto desecho del cigarro el Ayuntamiento colocó 30.000 accesorios en las papeleras de la ciudad especialmente para apagar los cigarros. Además, repartió cerca de 15.000 ceniceros de bolsillo.