Cuando los secretarios generales de los gremios docentes comenzaron a firmar las actas que contenían el acuerdo, el ministro de Gobierno, Gustavo Saadi, se aflojó, por fin, el nudo de la corbata. Al lado suyo, el ministro de Educación, José Ariza, firmaba con casi idénticos signos de alivio las páginas de la reunión paritaria con la que se ponía fin al conflicto más extenso que se recuerde en los últimos 20 años y que paralizó la educación en la provincia durante 41 días, un récord también para las últimas dos décadas de historia catamarqueña.
En rigor, el acuerdo al que llegaron ayer los gremios docentes ATECA, SUTECA, SIDCA y UDA con el Gobierno de la provincia consiste en aceptar la última propuesta de incremento salarial que se les realizó, pero, a la vez, incluir otros aspectos vinculados al reclamo que mantenían los gremios.
La otra arista fundamental del arreglo fue la cancelación de los descuentos que se practicaron en los sueldos de los docentes que se adhirieron a los días de paro, en particular durante los meses de agosto y septiembre. Los descuentos se habían aplicado por medio de la Resolución Nº 1243. Y los gremios fracasaron en el reclamo que le presentaron a la Corte de Justicia por esta situación, dado que el tribunal le terminó concediendo razón al Gobierno.
Las actas, que tienen el título de «Paritaria Docente», fueron posteriormente homologadas por la Dirección de Inspección Laboral, dado que uno de los representantes de la repartición estuvo presente en el momento mismo de la lectura del acuerdo y en la rúbrica de cada página. Éste también era un aspecto que demandaban los gremios y al que el Gobierno accedió.
Tras la firma de los papeles, se ofreció una conferencia de prensa en la que se destacó que se suspendía también la medida de fuerza que había determinado el gremio ATECA, uno de los más numerosos de la provincia, para los 4 días de esta semana. Así, las clases se normalizan a partir de hoy aunque solo por los días de paro se perdieron 41 días de actividades en las aulas.
Los puntos pactados
El arreglo salarial, que en el acta quedó asentado como una modificación al Nomenclador Docente y para el cual se debe emitir un instrumento legal correspondiente, quedó definido como un aumento en la cantidad de puntos índices al cargo de maestro de grado de jornada simple, que saltará de 181 a 250 en febrero de 2016, a 280 en julio del mismo año, y a 300 en febrero de 2017. Los otros temas acordados se refieren a la formación de una comisión «Deuda Docente” para darle curso al pago de las deudas que tiene el ministerio, la definición del cogobierno escolar (elección de las Juntas de Clasificación), arreglos al régimen de licencias y la implementación del Consejo Provincial de Educación Técnica y la Comisión Homologadora de Títulos. Todo tiene fecha de concreción antes de la finalización de 2015.
Artículo anteriorAsumió Pablo Bedini como flamante jefe de Área Programática Nº 10
Artículo siguienteSebastián Nóblega presentó su plan de gobierno