El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) realizó inspecciones en bodegas tinogasteñas. Según se informó, no se encontró ninguna irregularidad en el proceso de producción.

Uno de los controles fue para el vino que contiene la bodega que pertenece a la empresa de intervención estatal AICAT y de la que ya hay 1 millón de litros que se vendió a Fecovita.

Desde la Bodega Saleme, Carlos Buslaiman dijo que el operativo del INV consiste en un laboratorio móvil que hace un inventario de todas las piletas, capacidad, volumen y analizan qué variedad de vino poseen. Luego hacen un análisis para verificar en qué estado se encuentra.

En la bodega Saleme se inspeccionaron 48 piletas con lo que queda de mosto. «Y no tuvimos ningún tipo de observación», dijo el responsable. Buslaiman explicó que se analizó todo, el vino propio y el de terceros. «En mosto de terceros nos está quedando aproximadamente 1,3 millones de litros, y el vino de la cosecha 2015 que es del Estado», dijo.

Consultado por la calidad de uva que se cosecha y la directa relación con el precio, dijo que es necesario establecer pautas porque «el año pasado tuve casos en los que cosecharon un día antes y la entregaban al día siguiente y ese producto ya no está en la misma calidad», aseveró.

Como se informó, días pasados se realizó la primera reunión con los productores del medio donde se definieron  los nuevos lineamientos para el Operativo Vitícola 2016.

Artículo anteriorVuelco en Fiambalá, a pocos kilómetros de Punta del Agua
Artículo siguienteOtro fuerte sismo en Chile se sintió en varias provincias argentinas