A catorce años de la muerte de Gary. Edgar Efraín Fuentes es su verdadero nombre, nació en la comuna de Amboy (Calamuchita) en 1962. Sus comienzos musicales fueron dentro del folklore. Los Felinos fue su primer grupo y luego junto a Héctor Nievas formó el dúo Gary y Héctor. A principios de los años de la década de 1980, se integró como cantante a la banda de Heraldo Bosio y pocos años después se consagró en Trulalá. En la banda de Manolito Canovas dejó su inconfundible estilo en canciones como En aquel rincón, Elizabeth y Si no voy al baile me muero.

En la década de 1990, su carrera solista que no se limitó al cuarteto, ya que grabó versiones de temas de diversos estilos, evitando el clisé centroamericano, tan en boga desde hace un par de años.

Con un estilo interpretativo sedoso y potente, Gary llegó a estar entre los músicos que más vendieron en la industria discográfica de la argentina. Lo certifican 11 discos de oro, nueve de platino y varios doble platino. Gary falleció a los 39 años, debido a que su diabetes se había complicado.

Imperdibles los momentos de la mejor formación de Trulalá (semillero del cuarteto), donde Gary se expresaba al frente de jóvenes músicos que años después armarían sus propios grupos: La Barra, La Muchachada, La Fiesta, C&S.

Testimonios. «Era gratificante trabajar con Gary, porque participaba, se podía intercambiar ideas y se preocupaba de la parte visual», recuerda Néstor Pérez, el editor de este material y director de la mayoría de los clips junto a su ex socio Pablo Del Campo. Al frente de la productora Training, ellos también se encargaban del arte de tapa de los discos. «Con Gary hicimos uno de los primeros clips en fílmico, toda una novedad para el cuarteto en esa época», añade Pérez.

Y sobre este material, el productor cuenta que lo vio por primera vez en una convención del sello, emocionándose hasta las lágrimas. Lo conmovió la parte en que Gary dice: «Las canciones nacen, no seamos tan necios de creer que desaparecen o mueren; una vez que una canción nació, es inmortal. Solamente los intérpretes morimos, las canciones siempre quedan vivas».

Artículo anteriorEstados Unidos: un cráter se tragó a 12 vehículos en Mississippi
Artículo siguienteCronograma de pagos: martes 10 de noviembre de 2015