La conducción de ATE, encabezada por el secretario general Ricardo Arévalo, definió el acompañamiento a los trabajadores municipales en lo que respecta al incremento salarial otorgado por decreto por el intendente saliente, Hugo Ávila, y los casi 300 pases a planta permanente que dejaría la gestión de éste.

«Vimos el decreto del intendente y el pase a planta permanente de los trabajadores que estaban contratados. Un aumento bienvenido sea para los trabajadores, más en este momento cuando se devalúa tanto el bolsillo, y no es un gran aumento porque no llega a estar a la altura de lo que perciben los empleados públicos de la Provincia», destacó Arévalo y dijo que apoyarán ese incremento «en todo sentido».

«Tenemos muchos problemas en todo el interior con las transiciones y las disputas por los nuevos nombramientos», comentó el secretario adjunto, Celso Reinoso, que también acompañó en la reunión con los municipales.
Ahora, el gremio deberá conversar esta postura con el intendente electo Sebastián Nóblega, que anticipó que los fondos coparticipables no son los suficientes para solventar los costos de las decisiones de su antecesor.

Sobre el bono y paritarias
Con respecto al bono navideño, Arévalo dijo que espera que el Gobierno «se haga eco del pedido, ya que es necesario para todos los empleados públicos porque en estos últimos meses del año se elevan los precios y llegan las fiestas». ATE solicitó un bono de $4.000 para diciembre, enero y febrero.

A partir de ese mes, ya comenzarán a trabajar sobre una nueva paritaria, según indicó el propio Arévalo. Antes que terminara el mandato de Arnoldo Núñez, ATE intentó en vano un incremento.

Artículo anteriorActo fin de ciclo lectivo del CDI
Artículo siguienteNicolás Reyna, entre los seis mejores de «Elegidos»