Un niño de 6 años de edad, con domicilio en la localidad de Santa Rosa, en el departamento Valle Viejo, murió ayer a la madrugada luego de que fuera picado por un alacrán mientras intentaba secarse luego de bañarse en su casa.
De acuerdo con lo que informaron las autoridades del hospital de Niños «Eva Perón», el pequeño Joaquín Valentino Silva fue atendido en horas de la tarde del sábado en la guardia del Hospital, con los síntomas clásicos por picadura de alacrán (vómitos, sudoración profusa, taquicardia).
Bajo la vigilancia del médico, se le realizó el tratamiento habitual con la colocación de hasta 6 ampollas de suero antiescorpiónico (tanto el Hospital de Niños como el San Juan Bautista tienen antídoto) pero su salud no mejoró, los síntomas se fueron agravando y, finalmente, falleció alrededor de las 3 de ayer por un edema agudo de pulmón y falla cardiovascular, de acuerdo con lo que informaron oficialmente las autoridades del Hospital.
En diálogo con este diario, médicos del Hospital de Niños aseguraron que no siempre la aplicación de inmediato del suero antiescorpiónico revierte los efectos del veneno de los alacranes.
«Hay muchos factores que pueden hacer más grave la picadura, como si el veneno ingresa por una vena o arteria, entonces afecta más rápido, o si la persona tiene una masa corporal más pequeña. Entonces, los síntomas se desarrollan más rápidos, y el antídoto no tiene tiempo de hacer retroceder los efectos», explicaron.