A la hora del Ángelus del IV domingo de Adviento, en que tradicionalmente la Plaza de San Pedro acoge a los niños de los Oratorios Romanos – quienes con alegría esperan el saludo del Papa y la bendición de las estatuillas del Niño Jesús que colocarán en los pesebres de sus casas – el Santo Padre Francisco recordó que en Navidad, Dios se nos da completamente a sí mismo donando a su Hijo, el Único que es toda su alegría.

En efecto, en esta ocasión, y en el ámbito del Jubileo extraordinario de la Misericordia, llegaron en peregrinación numerosos niños de los Oratorios Romanos para cruzar la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro y asistir a las 10.00, en la Basílica Vaticana, a la Santa Misa que presidió el CardenalAngelo Comastri, Vicario del Papa para la Ciudad del Vaticano, en espera del rezo del Ángelus.

Al comentar el Evangelio de San Lucas, que relata la visita de María a su prima Isabel – que se sintió envuelta en un gran estupor al ver a la madre de su Señor – el Santo Padre recomendó que para celebrar la Navidad de manera proficua, nos detengamos en los “lugares” del estupor.

Y el primer lugar del estupor – dijo – es el otro, en el que debemos reconocer a un hermano, porque desde el nacimiento de Jesús, “cada rostro lleva impresas las semblanzas del Hijo de Dios”. Y de modo especial cuando se trata del rostro del pobre, porque Dios entró en el mundo siendo pobre y  permitió que fueran los pobres los primeros que se acercaron a Él.

Otros lugares en los que, si miramos con fe, experimentamos el estupor – siguió explicando el Pontífice – son la historia, ante la que corremos el riesgo de no interpretarla bien, cuando nos parece determinada por la economía de mercado, regulada por la finanza y las especulaciones, y dominada por los poderosos de turno. Y la misma Iglesia, que debemos sentirla como Madre y no sólo como una institución religiosa, la cual, a pesar de sus manchas y arrugas, deja translucir los lineamientos de la Esposa amada y purificada por Cristo Señor

(María Fernanda Bernasconi – RV).

Texto de la alocución del Santo Padre Francisco antes de rezar a la Madre de Dios:

Queridos hermanos y hermanas ¡buenos días!

El Evangelio de este domingo de Adviento pone de manifiesto la figura de María. La vemos cuando, inmediatamente después de haber concebido en la fe al Hijo de Dios, afronta el largo viaje de Nazaret de Galilea a los montes de Judea para ir a visitar y a ayudar a Isabel.

El ángel Gabriel le había revelado que su anciana pariente, que no tenía hijos, estaba en el sexto mes de embarazo (cfr. Lc 1,26.36). Por esto la Virgen, que lleva en sí un don y un misterio más grande aún, va a ver a Isabel y permanece con ella tres meses. En el encuentro entre las dos mujeres – imagínense – una anciana y la otra joven, es la joven, María, quien saluda en primer lugar. El Evangelio dice así: “Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel” (Lc 1,40). Y, después de aquel saludo, Isabel se siente envuelta por un gran estupor – no se olviden de esta palabra: estupor. El estupor –. Isabel se siente envuelta por un gran estupor que resuena en sus palabras: “¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?” (v. 43). Y se abrazan, se besan gozosas estas dos mujeres: la anciana y la joven, ambas embarazadas.

Para celebrar de modo proficuo la Navidad, estamos llamados a detenernos en los “lugares” del estupor. ¿Y cuáles son estos lugares del estupor en la vida cotidiana? Son tres. El primer lugar es el otro, en el cual reconocer a un hermano, porque desde que se produjo el Nacimiento de Jesús, cada rostro lleva impresas las semblanzas del Hijo de Dios. Sobre todo cuando es el rostro del pobre, porque como pobre, Dios entró en el mundo y dejó, ante todo, que los pobres se acercaran a Él.

Otro lugar del estupor en el que, si miramos con fe, experimentamos precisamente el estupor es la historia: el segundo. Tantas veces creemos que la vemos por el lado justo, y en cambio corremos el riesgo de leerla al revés. Sucede, por ejemplo, cuando ella nos parece determinada por la economía de mercado, regulada por la finanza y las especulaciones, dominada por los poderosos de turno. En cambio, el Dios de la Navidad es un Dios que “desordena las cartas”. Le gusta hacerlo, ¡eh!  Como canta María en el Magníficat, es el Señor quien derriba a los poderosos de su trono y eleva a los humildes, colmando de bienes a los hambrientos y despidiendo a los ricos con las manos vacías (cfr. Lc 1,52-53). Este es el segundo estupor, el estupor de la historia.

Un tercer lugar del estupor es la Iglesia: mirarla con el estupor de la fe significa no limitarse a considerarla sólo como una institución religiosa, que es, sino sentirla como una Madre que, aun entre manchas  y arrugas – ¡tenemos tantas! – deja translucir los lineamientos de la Esposa amada y purificada por Cristo Señor. Una Iglesia que sabe reconocer los muchos signos de amor fiel que Dios le envía continuamente. Una Iglesia por la cual el Señor Jesús jamás será una posesión que hay que defender celosamente: los que hacen esto se equivocan, sino siempre Aquel que sale a su encuentro y que ella sabe esperar con confianza y alegría, dando voz a la esperanza del mundo. La Iglesia que llama al Señor: “¡Ven, Señor Jesús!”. La Iglesia madre que siempre tiene las puertas abiertas de par en par y los brazos abiertos para acoger a todos. Es más, la Iglesia madre que sale de sus propias puertas para buscar con sonrisa de madre a todos los alejados y llevarlos a la misericordia de Dios. ¡Este es el estupor de la Navidad!

En Navidad Dios se nos da totalmente a Sí mismo donando as su Hijo, el Único que es toda su alegría. Y sólo con el corazón de María, la humilde y pobre hija de Sion, que se convirtió en Madre del Hijo del Altísimo, es posible exultar y alegrarse por el gran don de Dios y por su imprevisible sorpresa.

Que Ella nos ayude a percibir el estupor, estos tres estupores: el otro, la historia y la Iglesia; así para el nacimiento de Jesús, el don de los dones, el regalo inmerecido que nos trae la salvación, nos hará sentir también a nosotros este gran estupor en el encuentro con Jesús. Pero no podemos tener este estupor, no podemos encontrar a Jesús, si no lo encontramos en los demás, en la historia y en la Iglesia.

(Traducción de MFB – RV).

Siria, Costa Rica y Nicaragua en el corazón del Papa

Al final del Ángelus el Papa dirigió su pensamiento hacia Siria, Costa Rica y Nicaragua. El Obispo de Roma se refirió al conflicto en Oriente Medio manifestando su aprecio por los recientes acuerdos que se han alcanzado. Francisco mencionó también a Libia donde la esperanza para el futuro, dijo, cobra fuerza con el reciente compromiso asumido por las partes en conflicto. Refiriéndose a Costa Rica y Nicaragua, y a toda la región centroamericana, el Papa auguró que un “espíritu de fraternidad” refuerce el diálogo y la cooperación.

Palabras del Papa

Queridos  hermanos y hermanas,

también hoy dirijo un pensamiento a la amada Siria, expresando mucho aprecio por el acuerdo apenas alcanzado por la Comunidad internacional. Aliento a todos a continuar  con generoso impulso el camino hacia el cese de las violencias y hacia una solución negociada que conduzca a la paz. De igual manera  pienso en la cercana Libia, donde el reciente compromiso asumido entre las Partes para un Gobierno de unidad nacional invita a la esperanza para el futuro.

Asimismo deseo sostener el compromiso de colaboración al que han sido llamados Costa Rica y Nicaragua. Auspicio que un renovado espíritu de fraternidad refuerce ulteriormente el diálogo y la cooperación recíproca, como también entre todos los Países de la Región.

(RC-RV)

Cuando recen, acuérdense de mí como yo me acuerdo de ustedes, invitación del Papa a los niños

Luego de pedir nuestra oración también por los hermanos de la India que están sufriendo por diversos desastres naturales,  el Obispo de Roma saludó a los fieles y peregrinos congregados, y de manera especial a los muchos chicos y chicas presentes este domingo en la Plaza de San Pedro que trajeron los niños de sus belenes para que el Papa los bendiga. “Queridos niños, cuando recen delante de sus pesebres, acuérdense también de mí, como yo me acuerdo de ustedes” fue la cálida invitación de Francisco a los pequeños.

Saludo del Papa

Mi pensamiento va en este momento a las queridas poblaciones de la India, golpeadas recientemente por un grave aluvión. Recemos por estos hermanos y hermanas, que sufren a causa de tal calamidad, y confiemos las almas de los difuntos a la misericordia de Dios. Recemos por todos estos hermanos de la India un Ave Maria a la Virgen: Ave Maria, …

Saludo con afecto a todos ustedes, queridos peregrinos provenientes de varios países para participar en este encuentro de oración. Hoy el primer saludo está dedicado a los niños de Roma, venidos para la tradicional bendición de los “Niñitos”, organizada por el Centro de Oratorios Romanos. Estos niños si que saben hacer bulla, ¿eh? Queridos niños escuchen bien, cuando recen delante de sus pesebres, acuérdense también de mí, como yo me acuerdo de ustedes. Les  agradezco, y ¡feliz Navidad!

Saludo a las familias de la comunidad “Hijos en el Cielo” y aquellas ligadas, en la esperanza y en el dolor, al Hospital Bambino Gesù. Queridos padres, les aseguro mi cercanía espiritual y los estimulo a continuar su camino de fe y de fraternidad.

Saludo a la coral polifónica de Racconigi,  al grupo de oración “I ragazzi del Papa” – ¡gracias por su  apoyo! – y a los fieles de Parma.

Auguro a todos un buen domingo y una Navidad de esperanza, y llena de estupor, del estupor que nos da Jesús, lleno de amor y de paz. No se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y ¡hasta la vista!

(RC-RV)