Las propias empresas que emprendenderán los aumentos son las que comunicaron las modificaciones en los valores a sus clientes.

Asimismo, se sumarán a los ajustes las carnes, alimentos y otros productos que ya subieron en diciembre, luego de la devaluación que convalidó el gobierno de Mauricio Macri.

Los ajustes se aplicarán a la televisión por cable y el abono de Internet, los celulares y el seguro para el auto, tal como se indicó en la edición de ayer del Diario La Nación.

En las facturas de diciembre, Cablevisión, que es la empresa que a nivel nacional suele marcar los ritmos de los incrementos de las empresas de televisión por cable y satelital, informó que desde el primer día del año próximo aplicará aumentos en los abonos, tanto para la televisión por cable como de Internet. Según la boleta, el aumento del servicio básico será del 15%, y aclara que «los servicios de Internet aumentan en un 16,2%».

A los incrementos en cable e Internet se sumarán los de la telefonía móvil. Aunque no se aplicarán a todos los usuarios, muchos de ellos tendrán un ajuste que partirá del 11% y llegará hasta el 16 por ciento.

Personal aplicará un incremento promedio del 15,4%, que llegará en los primeros dos meses del año próximo. En tanto, Movistar, la compañía de telefonía móvil de Telefónica, seguirá un camino similar.

.Una de las mayores incógnitas pasa por el futuro de los precios de los combustibles. Este año, por un acuerdo tácito entre el gobierno de Cristina Kirchner, las productoras de petróleo y las refinadoras, las subas fueron paulatinas y rondaron entre el 1 y el 2% mensual, en línea con la devaluación del peso.

Pero tras la fuerte depreciación de la moneda local la semana pasada, se abrió una nueva negociación entre los eslabones de la cadena petrolera para alcanzar un nuevo acuerdo.