Sin culpables ni responsables a la vista, y solo por esos caprichos del destino, nuestro gladiador no intervendrá en el Dakar Argentina-Bolivia 2016. La desazón de Diego Demelchori es profunda y su tristeza se nota en la mirada, es que había entrenado más fuerte que nunca y esforzado bastante para obtener los recursos económicos que le permitan registrar su inscripción en la competencia. Al ser entrevistado por El Ancasti, el piloto comentó: «Siento mucho dolor por no largar mi querido quinto Dakar”.
El motivo concreto de esta triste noticia fue el impedimento para importar el nuevo modelo de su motocicleta (Kawasaki 2016) a tiempo para esta carrera: «Lamentablemente teníamos que cambiar la moto sí o sí, la que vengo usando tiene dos Dakar encima, y dos Desafíos Ruta 40, por lo que sí o sí, debíamos renovar el modelo y no pudimos importar la moto nueva en tiempo y forma, y quedamos a mitad de camino luego de haber aprobado la incorporación y abonado la inscripción, estamos muy dolidos”, expresó.
Seguidamente, agregó: «Hice un balance y fue un año complicado, aunque considero que fue de un gran crecimiento personal. A veces las cosas malas te pasan para que luego sucedan cosas aún mejores; pero lamentablemente hay cosas que ya no dependen de uno”, dijo.
Sobre su futuro, manifestó: «A mi futuro lo manejo yo, porque si hay algo que sé, es que tengo en claro lo que quiero. Siempre peleamos contra todo lo que se nos cruza sin importar lo que sea, desafiando hasta los libros de la medicina (en referencia a aquella lesión que amenazó dejarlo afuera del Dakar, pero su recuperación fue milagrosa y pudo competir), pero esta vez he decidido no forzar al destino, esto no cambia nada, seguimos entrenando y trabajando como en el primer día y con muchos planes y proyecto para 2016», afirmó.
Para finalizar dijo: «Estoy tremendamente agradecido al Gobierno de Catamarca, a la Dra. Lucía Corpacci, al Secretario de Deportes y al intendente de Las Juntas por el tremendo esfuerzo que hacen durante todo el año por mí”, concluyó.