Tres hombres fueron detenidos en San Fernando del Valle de Catamarca con más de 200 kilos de marihuana y 17 de cocaína. Además, los sospechosos tenían en su poder dinero y elementos probatorios vinculados con la comercialización de estupefacientes, según revelaron ayer fuentes policiales. Los arrestos y el decomiso de la droga se produjeron en el marco del denominado operativo “Alfalfa Verde”, a cargo de la Superintendencia de Interior y Delitos Federales Complejos de la Policía Federal.

Según fuentes vinculadas a la investigación, la banda sería la mayor operadora de Catamarca con ramificaciones en varias provincias, incluida Tucumán, y se dedicaba a la venta de las drogas que compraba en países limítrofes como Bolivia y Paraguay.

Los narcotraficantes operaban en la zona desde hacía, aproximadamente, 10 años y compraban la marihuana en Misiones y en Corrientes, en cantidades que iban de 200 a 300 kilogramos. La cocaína, en tanto, la importaban desde Bolivia. El grupo tenía ramificaciones en Córdoba, Santiago del Estero y La Rioja, donde revendían las sustancias prohibidas.

El operativo fue desplegado por efectivos de la Policía Federal, en una vivienda cercana a La Gruta de la Virgen del Valle, en la zona de La Aguada. Allí, los uniformados decomisaron 14 kilos de cocaína de máxima pureza, que estaba lista para s comercialización.

En una primera instancia, como consecuencia del procedimiento, la Policía detuvo a dos integrantes de la banda. Ambos fueron capturados en las inmediaciones de la vivienda, ya que habrían querido escapar al notar la presencia de los efectivos policiales.

La detención del líder

En simultáneo, y tras una corta persecución, se detuvo a muy pocas cuadras del domicilio a quien sería el líder de la banda. El sospechoso fue señalado como el máximo proveedor de droga a los kioscos de la localidad de Andalgalá y de otros departamentos catamarqueños.

Según los investigadores, el grupo delictivo fue desarticulado gracias a un trabajo de inteligencia en el que fueron clave las escuchas telefónicas y que contó el trabajo de perros adiestrados de la Policía Federal. El fiscal federal subrogante, Javier Merep, quien trabajó en el lugar junto a cinco móviles policiales, subrayó en declaraciones a la prensa local que “a cocaína estaba perfectamente preparada a los efectos de ser comercializada al igual que la marihuana. 

El operativo fue trasladado luego a otro sector de la zona norte de la capital catamerqueña, al Barrio La Esperanza, donde finalmente se secuestraron otros 10 kilogramos de marihuana y 3 de cocaína. (DyN)

Artículo anteriorPapa Francisco en el rezo del Ángelus: ¿Somos fieles al programa de Cristo?
Artículo siguientePor parte de Microsoft ofrecerá gratis sus productos al sector educativo argentino