Newell’s dejó mejores sensaciones, pero el que se llevó el triunfo fue San Martín por efectividad y la utilización inteligente del temor rival acumulado desde la temporada pasada ante esas viejas caídas por dudas en un mínimo marcador adverso. El Verdinegro se llevó los tres puntos por una victoria 2-1 con tantos de Denning y Mattia, en un duelo correspondiente a la Zona 2.

Si hubo dos protagonistas en la primera parte fueron Lucas Boyé y Luis Ardente. Uno hizo figura al otro. El delantero de Newell’s tuvo en sus pies la chance de partir el marcador en favor de su equipo, pero entre disparo desviados y atajadas del ‘1’ rival se quedó con las ganas. El palo y el portero, su mira descalibrada y el propio Ardente nuevamente, le arruinaron las expectativas en los primeros 45 al ex River.

La respuesta llegó del dueño de casa llegó por intermedio de Carlos Bueno, que falló incómodo ante un arco vacío por la mala salida de Unsain, que luego remendó su error con una tapada impresionante luego de un errático cabezazo a su propia valla de Nehuén Paz. Al rato, el rosarino no pudo hacer nada ante la aparición por el medio del área de Emanuel Denning con un certero testazo al gol ante la pasividad de los marcadores centrales de la Lepra.

En el segundo tiempo las propociones de contenido futbolístico fueron diferentes a la de la primera etapa, pero la metodología fue la misma. La pelota la manejó mejor Newell’s, pero el Verdinegro fue quien supo de qué manera aumentar el marcador con eficacia y certezas.

Una mala salida de Unsain en un córner apenas comenzó a correr el reloj del complemento le permitió al defensor Franco Mattia marcar con calma el segundo tanto de la jornada en San Juan.

Mientras tanto, la Lepra fue mermando en sus arrebatos, pero intentó alcanzar un tanto por intermedio de un zapatazo de Maxi Rodríguez que desvió Ardente y dos remates de Scocco que se fueron por arriba del travesaño. Apenas pudo ensayar un descuento en el segundo minuto adicionado por un remate de larga distancia de Boyé, quien pudo sacarse de encima la malaria que había tenido en la primera parte.

Estadio: Ingeniero Hilario Sánchez

Árbitro: Fernando Espinoza

Artículo anteriorCacho Castaña: «Por qué las drogas me dejaron al borde de la muerte»
Artículo siguienteBoca y Temperley empataron sin goles