El zika ya es un problema en la Argentina. Si bien el país de América más afectado es Brasil, cada vez son más las personas que concurren a los distintos centros médicos de todo el país sospechadas de haber contraído el virus.

Por eso, la concientización sobre las acciones que se pueden llevar adelante para protegerse del mosquito que lo transmite es importante. Los insecticidas y los repelentes parecen ser una buena arma a tener en cuenta para luchar contra el avance.

Sin embargo, hoy el ministro de Salud, Jorge Lemus , afirmó que «aunque se está trabajando fuertemente en la fumigación» del mosquito Aedes Aegypti, transmisor de las enfermedades zika, dengue y chikungunya, los insectos «ya son resistentes a los químicos, por lo que habría que hacer un cambio de sustancias».

«Se está trabajando fuertemente en fumigación, pero los mosquitos ya son resistentes a los químicos, por lo que habría que cambiar las sustancias. No hay que olvidar además que la fumigación es un método complementario que sólo ataca al mosquito adulto, pero no mata a los huevos ni a las larvas», señaló Lemus según publica la agencia Télam.

En cuanto a la situación del dengue a nivel nacional, el ministro apuntó que es «preocupante» en el norte del país, donde «hay dos brotes epidémicos en Formosa y Misiones con alrededor de 2.000 denuncias de casos en cada lugar».

«Hay muchos casos asintomáticos que no se contabilizan pero están, por lo que la situación podría ser un poco peor. Por eso estamos extremando las medidas de prevención y recomendamos a la gente descacharrizar, usar repelentes y sacar botellas, cubiertas y todo elemento que pueda juntar agua y funcionar como criadero», alertó.

Lemus afirmó que si bien la fumigación es importante, la actividad que cada uno haga en sus casas es «importantísima e insustituible».

En cuanto a la situación del zika el funcionario señaló que por el momento «sólo hay cinco casos importados confirmados», pero que «ya hay más de dos millones de casos en Brasil y 600.000 en Colombia», los dos países más afectados por la epidemia.

«El virus ya circula en 26 países, por lo que en la última reunión de ministros de Salud del Mercosur y la Celac, que se realizó el miércoles pasado en Montevideo, Uruguay, acordamos darle prioridad al tema y encararlo con una visión integrada y regional», comentó.

Aseguró además que se está trabajando para tener disponible a la brevedad un test rápido trivalente que detectaría las tres enfermedades, así como una vacuna contra el zika, en la que ya está trabajando Brasil con una universidad de Estados Unidos.

«Si tenemos en cuenta que sólo uno de cada cuatro casos de zika presenta síntomas, pensar en una vacuna cambiaría el panorama», finalizó.

Artículo anteriorRechazan lanzamiento de misil norcoreano
Artículo siguienteProductores fiambalences piden un mejor precio para la uva