Luego de la derrota por 2 a 0 sufrida en Alemania, el Real Madrid recibió en el Santiago Bernabéu al Wolfsburgo con una actitud netamente ofensiva. Con Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Wareth Bale en el frente de ataque los de la Casa Blanca intentaron evitar la hazaña germana.

Su misión se concretó sobre el primer cuarto de hora. Una ráfaga de la estrella lusitana instaló la tranquilidad en la capital española. El portugués capitalizó la debilidad de los centrales para festejar el descuento y 120 segundos después interpretó un anticipo perfecto a la salida de un tiro de esquina ejecutado por Toni Kroos. Las esperanzas de llegar a las semifinales de la Champions League se desvanecieron inmediatamente en el equipo conducido por Dieter Hecking, sobre todo cuando se lesionó Julian Draxler.

Además, como la visita no supo aprovechar las pocas ocasiones que pudo gestar, el dominio pasó a ser absoluto del Merengue. El 4-2-3-1 que presentó el Wolfsburgo no fue insuficiente para evitar la posesión del combinado de Zinedine Zidane.

En el complemento el Real Madrid hizo todos los méritos para quedarse con la clasificación. A través de otro córner comandado por Kroos, Sergio Ramos ganó en el área adversa y buscó el segundo palo de Diego Benaglio. La pelota rebotó contra el caño y se durmió entre las piernas del arquero. Un milagro mantuvo con vida a la entidad alemana.

Sin embargo, los de Zizou sellaron su boleto a la instancia de los cuatro mejores gracias a la calidad de su máximo exponente. CR7 se adueñó de un tiro libre y transformó el triunfo en goleada. El ex Manchester United aprovechó los pésimos movimientos de la barrera y sentenció el 3 a 0 para el delirio de los madridistas. El Real Madrid revivió de la mano de Cristiano.

Artículo anteriorEl City venció al PSG y llegó a las semifinales de Champions por primera vez en su historia
Artículo siguienteEstado de Rutas Nacionales: 13/04/2016