Una agónica y prolongada semana sin agua potable alteró el humor de la población y se hizo sentir con rigor el reclamo ante la administración del consorcio fiambalense. Entonces fue necesaria la gestión de la Intendente Roxana Paulón para solicitar a las autoridades de la Subsecretaría de Agua y Ambiente del interior y desde allí de manera inmediata se comisionó a una delegación de técnicos que aportaran la solución.

Al cabo de  veinticuatro horas de trabajo lograron solucionar el problema y dejar en funcionamiento dos pozos que abastecen a Fiambalá.

Los concejales peronistas Bordón, Carvajal y Castro se constituyeron en la planta de Pampa Blanca donde dialogaron con el equipo técnico y se interiorizaron de las dificultas que el actual sistema padece. Comprometieron las gestiones necesarias para mejorar el sistema en Fiambalá.

Artículo anteriorConmoción por el deceso de un niño
Artículo siguienteCronograma de pagos: viernes 15 de abril de 2016