El esquema conservador que presentó Facundo Sava en Avellaneda dio las claras muestras del respeto que le tenía Racing al Atlético Mineiro. Lejos de pelear el campeonato doméstico, a laAcademia sólo le quedaba como único objetivo la Copa Libertadores, pero la jerarquía del conjunto brasileño se presentaba como una dura prueba en los octavos de final.

A pesar de la solitaria presencia de Lisandro López en el ataque, Óscar Romero se mostró como el principal recurso albiceleste para abrir el marcador. El paraguayo intentó sorprender aVictor con un remate de larga distancia que se fue a centímetros del travesaño. También buscó aNicolás Sánchez con una pelota parada, para que el central anticipe y le cambie la trayectoria al disparo, pero el arquero respondió con seguridad.

Antes de que se cumpla el primer cuarto de hora el dueño de casa mereció ponerse en ventaja. Luego de un tiro de esquina, en el que Sergio Vittor ganó en el área adversa, Leandro Grimicapturó el cabezazo del Chino y definió en soledad. Sin embargo, Eduardo Cardozo levantó su banderín y Julio Quintana invalidó la acción por un discutido offside. De a poco, los del Coloradofueron imponiendo su idea.

En cambio, las opciones del Galo se basaron en los errores ajenos. Una mala salida del exBanfield le permitió a Robinho abastecer a Lucas Pratto para que el ex Vélez pruebe desde afuera del área. Un desvío en Sánchez desacomodó a Sebastián Saja, quien mostró una gran reacción para evitar la caída. Antes de que se vayan al descanso los de Diego Aguirre fueron creciendo en sus incursiones ofensivas.

Las triangulaciones entre Rafael Carioca, Pratto, Robinho y Júnior Urso le pusieron suspenso a la noche bonaerense, dado que la resolución del volante de Taboão da Serra se fue besando el palo derecho de Saja. Fue la última escena que encendió las alarmas en el Cilindro.

En el inicio del complemento la pegada de Romero volvió a exigir a Victor y el ex arquero delGremio volvió a lucirse con una tapada a mano cambiada. Los de Avellaneda querían recuperar el dominio del pleito en el Presidente Perón. El intento de Grimi de lejos confirmó la tendencia, aunque el oriundo de Santo Anastácio desactivó el peligro.

Si bien los contragolpes comandados por la figura con pasado en el Pentacampeón le dieron la chance a Pratto de silenciar al estadio, las arremetidas de Lisandro López les daban esperanzas a los argentinos. En la más clara que tuvo, Licha hizo temblar el travesaño para que el sonido metálico alimente el sueño albiceleste.

El gol podía caer en cualquier arco. La habilitación Rafael Carioca, junto con la desinteligencia entre Saja y Sánchez, facilitó el trabajo de Robinho para que defina con una emboquillada que de milagro no se transformó en conquista. Además, las asistencias del ex Milan para las veloces participaciones de Urso exponían la vulnerabilidad de la última línea bonaerense. El mano a mano que salvó Saja reivindicó la labor del ex San Lorenzo, ya que el tanto adverso hubiese significado prácticamente la eliminación.

Naturalmente, la fortuna también estuvo del lado del Atlético Mineiro. El centro de Gastón Díaz a la cabeza de Vittor cuando el cronómetro marcaba los 90 parecía ser la situación ideal para que se desarrolle el festejo. Sin embargo, el defensor terminó la jugada por arriba del travesaño. El 0 a 0 posicionó al Galo como candidato a quedarse con el boleto a los cuartos de final, aunque un empate con goles significaría la hazaña académica. El próximo miércoles se resolverá el misterio en Belo Horizonte.

Artículo anteriorAtlético Madrid le ganó al Bayern Münich en la Ida
Artículo siguienteRosario Central sorprendió al Gremio y se impuso en Brasil