Desde el Ministerio de Salud se informa que días atrás fue dado de alta el niño de 1 año y 3 meses que había ingresado a la guardia del hospital de Villa Dolores, departamento Valle Viejo, con síntomas de haber sido picado por un alacrán y luego de haber recibido la medicación correspondiente y bajo vigilancia médica fue trasladado por el SAME hasta el Hospital de Niños Eva Perón. Allí fue asistido según el protocolo establecido para este tipo de situaciones.

Una vez que niño ingresó al Hospital fue asistido en la guardia del mencionado nosocomio, luego fue derivado a la Terapia Intensiva y tras su evolución favorable paso a la sala común y finalmente fue dado de alta.

El Ministerio de Salud recomienda a la población que controle y evite la presencia de alacranes en sus domicilios y tome recaudos en aquellos sitios donde pueden encontrarse.

En caso de sufrir una picadura, se debe recurrir a la consulta médica con urgencia a fin de que se evalúe la gravedad del envenenamiento y, si fuera necesario, se aplique el antídoto correspondiente.

La picadura de la especie Tityus trivittatus (la más venenosa de las presentes en el país, que se diferencia de las demás por ser de color marrón claro) puede ser peligrosa sobre todo en ancianos o niños y en personas con problemas de salud (por ejemplo, hipertensos, cardiópatas o diabéticos) en los que la atención médica debe realizarse con mayor urgencia que en un adulto sin afecciones.

Prevención y pasos a seguir en caso de envenenamiento

El control de la especie Tityus trivittatus debe realizarse por medio de la fumigación de los edificios y el control del ingreso de los escorpiones a los domicilios. Además de las cámaras subterráneas, cañerías, sótanos y oquedades de las paredes en los que pueden encontrarse, deben controlarse las entradas y salidas de cañerías de las casas, así como las aberturas y hendiduras por donde podrían ingresar a la casa o moverse entre los compartimentos. Para eso se deberá proceder al sellado de grietas, la colocación de rejillas adecuadas en los desagües y de tapas adecuadas en las salidas y entradas de cañerías.

En Argentina, si bien existen numerosas especies de escorpiones, hasta la fecha solamente se ha asociado a accidentes graves y muertes en el humano a la especie Tityus trivittatus (Familia Buthiidae). En provincias del norte del país se encuentran otras especies cuyo veneno puede provocar envenenamientos en el humano (Tityus bahiensis, Tityus confluens), pero con mucha menor incidencia epidemiológica.

La Tityus trivittatus es una especie de escorpión ampliamente distribuida en la Argentina y que se encuentra preferentemente en ámbitos urbanos y en estrecho contacto con el hombre, dado que habita en galerías subterráneas, sótanos, cañerías, túneles, oquedades de paredes y lugares de características parecidas, donde estos arácnidos pueden proveerse de alimento sin mayor competencia y a su vez están libres de otros predadores, con la sola excepción del ser humano.

El signo más destacado del envenenamiento por esta especie de escorpión es el dolor agudo y de alta intensidad que se produce en el lugar de picadura inmediatamente tras inyectar el animal su veneno. El envenenamiento puede ser sólo local, con gran dolor en la zona de la picadura, el que puede extenderse hacia el tronco con el correr del tiempo, sin producir daño en los tejidos en los que se produjo la picadura (independientemente del tiempo transcurrido desde la misma). En estos casos, no corre peligro la vida del sujeto picado.

Cuando existe envenenamiento generalizado, también hay dolor local, pero el veneno al distribuirse afecta diferentes partes del sistema nervioso autónomo y otros tejidos que complican el cuadro. La persona picada puede mostrar cuadros de alteración del sistema nervioso, con taquicardia, dificultad respiratoria, salivación, lagrimeo y temblores, entre otras, pudiendo observarse en los casos graves vómitos, diarreas y alteraciones electrocardiográficas.

Ante la confirmación de una picadura de la especie Tityus trivittatus debe trasladarse al paciente rápidamente a un centro médico para su evaluación médica. La rapidez en la consulta y el traslado es muy importante dado que los mejores resultados clínicos se obtienen cuando el antiveneno se aplica antes de las dos horas de transcurrida la picadura.

Artículo anteriorProgreso es campeón del Torneo Provincial
Artículo siguienteCatamarca participó del Congreso Argentino de Psiquiatría