Leonardo Fariña, ex esposo de Karina Jelinek y pieza clave en la red financiera mediante la cual el empresario Lázaro Báez –cercano al kirchnerismo- habría lavado millones de pesos destinados inicialmente a la obra pública, habló en televisión. Pero mostraron su rostro sólo en el comienzo de la entrevista, ya que sigue acusado por evasión fiscal, aunque con condiciones especiales de detención luego de denunciar un intento de homicidio en la cárcel y aportar pistas fundamentales para hallar propiedades no declaradas por Báez.

1. «Podés tener una irregularidad fiscal siempre y cuando no te controlen. Necesitaban la complicidad de la AFIP, lo tengo probado. Había contacto con la AFIP –en ese entonces a cargo de Ricardo Echegaray-. Había lugares que no se podían tocar. Es muy simple ver el delito. Hubo encubrimiento en la Unidad de Investigación Financiera, en la Procelac».

2. «La relación con Báez se corta por mi exposición, yo tenía 23 años. Una semana antes de mi casamiento, Martín Báez estaba en un departamento conmigo. No pudieron ir a mi casamiento por la exposición».

 

 

3. «Lázaro Báez tenía sus propias petroleras, pagaba su propio combustible más caro de lo que se vende en la calle. Lo compraba a granel, era una locura. Me pidieron acomodar las empresas de Lázaro Báez, y había cosas insostenibles, partidas de gastos incompatibles con el objeto de la empresa. Había cosas inentendibles».4. «Néstor Kirchner y Lázaro tenían convicción en lo que hacían, ellos creían en su sistema, creían que estaban haciendo las cosas bien. Pensaban que necesitaban cuatro mandatos».

5. «Martín Báez es un pibe macanudo, sumiso y callado. Tiene el peso de ser hijo de Lázaro. Yo nunca trasladé dinero de Báez, el dinero lo trasladaba Martín y la custodia. En algunas operaciones también lo hizo Leandro Báez».

6. «Seguramente, Lázaro piensa que estando preso, si calla, va a actuar con código para sus jefes y mágicamente va a venir una mano. Eso nunca va pasar porque hoy en día es un problema para ellos. Es el gran eslabón que puede terminar con todo esto, espero que diga lo que realmente pasó para que no le cague la vida a dos hijos».

7. «El dinero físico se guardaba. Una bóveda es un reservorio de dinero. Como pasó con la bodega de la estancia La Julia. Ahí se guardaba dinero. En Cruz Aike y en La Juria llamaba la atención el nivel de custodia de un quincho y una cochera. Tenía más seguridad un quincho que el casco de la estancia. La chacra 39 es el lugar donde más le gusta estar a Báez. Cuando me tocó estar con Néstor Kirchner jugamos al fútbol y comimos ahí. Lázaro, a Néstor, le decía ‘profesor’. Era una amistad. Estuve dos veces con Kirchner».

8. «Hablan de gobierno nacional y popular, pero cuando te vas al esquema fue el gobierno que más polarizó las actividades económicas en este país y en manos amigas».

9. «Lázaro Báez tiene 400 mil hectáreas improductivas. Acumular tierra era una cuestión de goce».

10. «Lázaro tenía el dinero de Néstor Kirchner. Físico y en propiedades. Son la misma persona. Si mirás el entramado societario son todos los mismos. El directorio de Austral tiene personas que aparecen en el directorio de Hotesur. Pero Lázaro no arregló con Cristina y Máximo Kirchner».

11. «Néstor armó este plan. En la declaración indagatoria hablé de 26 boletos de compra-venta que no estaban en el patrimonio. Los sobreprecios en los contratos de obra pública eran del 20%. Había 150 propiedades, puedo dar fe de 26».

12. «Se robaron el PBI de un año»

13. «Lázaro nunca me habló de Cristina, me decía que su amigo era Néstor».

14. «Lázaro me pidió sacar dinero al exterior, y recanalizarlo. En un momento quería comprar YPF. Yo generé un grado de confianza muy grande con él. Cuando trabajás con Báez tenés que empaparte más allá de lo que te dice».

15. «El Proyecto Nacional y Popular era un plan sistémico de vaciamiento de las arcas del Estado, la situación es simple».

16. «En un momento, Lázaro no me atendió más y pusieron a Daniel Pérez Gadín. Cuando me expuse, Pérez Gadín me reemplazó. Él invocaba el nombre de Báez. Apretaba con el nombre. A Federico Elaskar le compramos la financiera. El no quiso firmar los papeles, tuvo una actitud extorsiva. Pérez Gadín fue a la oficina y lo amenazó. También estaba el abogado Jorge Chueco. Era el abogado de este tipo de operaciones. Compraron cuatro cooperativas en la esquina de Paraguay y Florida. Lázaro Báez se hizo traer un cheque de Austral en una estación de servicio para comprar un Ford Mondeo que vio en el lugar, no tenía conciencia de lo que hacía».

17. «La orden de unificación de mis dos causas que no se cumple me da mucho miedo. Mi expediente está repleto de fallos inauditos sin fundamentos».

Artículo anteriorAmplían piletas cloacales
Artículo siguientePor el corredor bioceánico