La selección de Brasil sintió la ausencia de Neymar y de varias de sus máximas figuras en el inicio de su participación en la Copa América Centenario. En el Rose Bowl de Pasadena, Los Angeles, igualó sin goles ante la selección de Ecuador, que demostró que será un duro rival en el Grupo B.

La primera etapa inició muy igualada, y si bien Ecuador tuvo la primera posibilidad nítida de abrir el marcador en los pies de Miler Bolaños, Brasil contestó con un remate de Phillipp Coutinho que obligó a lucirse al portero Esteban Dreer.

El mediocampista del Liverpool fue el encargado de ocupar el lugar de Neymar, el capitán y líder espiritual del conjunto de Dunga. La prioridad del DT es ganar los Juegos Olímpicos y el Barcelona pidió que su estrella juega un torneo solo. Por eso Coutinho ocupó el extremo izquierdo y ensayó diagonales dañinas para el rival, tal cual suele hacerlo el delantero blaugrana.

La mitad del campo era una zona de transición para ambos equipos, que pasaban con velocidad al ataque. Los dos equipos atacaban por las bandas. Sobre todo por la derecha. Brasil explotaba la habilidad de Willian y la profundidad de Dani Alves. Ecuador respondía con la velocidad de Antonio Valencia.

A medida que transcurrió el tiempo, el conjunto brasileño se adueñó del partido. Tomó control del balón, acorraló a su rival y siguió merodeando el área contraria. De todas formas, los dirigidos por Gustavo Quinteros se las ingeniaron para seguir siendo peligrosos con contraataques. Bajo estas condiciones, se marcharon al descanso con un 0-0 en el tanteador.

En el segundo tiempo, Brasil perdió intensidad y ni siquiera los cambios –ingresaron Gabriel por Jonas y Lucas Moura por Willian- lograron que recupere el buen nivel que mostró en la primera etapa. Casemiro tuvo más trabajo en la recuperación y los atacantes tuvieron que ejercer presión en la salida ecuatoriana.

De hecho, Ecuador pudo encontrar la ventaja en una polémica jugada que hubiera sido ideal para el debut del «video ref» en el fútbol mundial. Miler Bolaños desbordó por la izquieda, superó a Dani Alves e impactó la pelota en una posición discutible, en la que las cámaras no dejaron percibir con claridad si el balón estaba afuera o adentro del campo. El tiro se le coló al portero Alisson, pero el juez de línea anuló la acción.

Con Neymar en la grada, acompañado por Lewis Hamilton y Justin Biber, la selección brasileña terminó el partido empatada con la de Ecuador. Como fue un duelo al que no le faltó intensidad, la sensación de ambos es que le facilitaron la tarea a Perú, que había vencido a Haití en el encuentro que abrió la zona.