Un verdadero dilema debe afrontar la intendenta Roxana Paulón, que tiene que definir el saneamiento de las tierras donde se encuentran las conocidas Termas de Fiambalá, ya que una franja de este lugar turístico estaría ubicada sobre terrenos que son propiedad de inversores chinos.

De acuerdo con la información oficial, en 1983 inversores chinos compraron un campo que comprende una gran extensión de territorio tinogasteño, incluyendo el sitio donde hoy están ubicadas las termas de Fiambalá, y posteriormente la Provincia realizó una expropiación de las aguas termales. Sin embargo, ahora se reclama una franja donde están construidas las cabañas que efectivamente, de acuerdo con los planos, corresponden a los chinos.

Esta propiedad originalmente habría sido comprada a una familia de apellido Carrizo, hace 33 años, y llega hasta el límite con el vecino departamento de Belén, lo que pueden certificar con documentación quienes hacen el reclamo porque cuentan con escrituras y comprobantes del pago de impuestos al día.

La intendenta Paulón confirmó la situación y señaló: «Lo que hay que hacer es un saneamiento de título, porque esto nos impide avanzar con la construcción del hotel donde otros inversores chinos están esperando. Incluye un franja del complejo termal y también hay que hacer saneamiento de caminos».

Manifestó que apenas asumió los chinos tuvieron el primer contacto con ella haciendo este reclamo, que en muchos años no habían podido avanzar en las negociaciones con el ex intendente Amado Quintar. «Dijeron que no tuvieron respuestas, que siempre los terminaba echando, que él no iba a hablar porque las tierras eran de él y que no tenía nada que expropiar.

Nunca llegaron a un acuerdo, y ellos ante una nueva gestión deciden venir a hablar conmigo. Yo creo que es fundamental sanear esto, porque más allá de todo necesitamos llegar a un acuerdo. Es simple, ellos tienen los impuestos pagados al día, tienen las escrituras pero yo tengo la posesión», defendió la intendenta.

«Tengo la mejor predisposición de hablar; creo que lo mejor es sentarse y consensuar, porque hay una realidad, tienen papeles, escrituras que están a favor de ellos, creo que con abogados de por medio hay que comenzar a negociar de la mejor manera tratando de que Fiambalá sea beneficiado. Ellos son dueños de miles de hectáreas que van hasta el límite con Belén, y cuando me entero me quitaba el sueño pensar cómo pudo haber pasado esto con un intendente que estuvo 30 años y no pudo llegar a un acuerdo.

Esto pasó por la soberbia, pero es una realidad que hay que afrontarla. Ellos son los dueños y tenemos que buscar la mejor manera de negociar para quedarnos con la mayor cantidad de tierra posible», remarcó Paulón sobre la situación que está demorando el proyecto de construcción de un hotel 5 estrellas en ese lugar.

Artículo anterior¿El dolor y el sufrimiento van de la mano?
Artículo siguienteCopa América: Venezuela venció a Jamaica en la apertura del Grupo C