Eurocopa 2016

Corría el minuto 90 y el partido calentaba sus emociones. La caldera de emotividades se volvía más y más candente luego de que, tras un error descomunal, Mustafi estuvo a punto de regalarle el empate a Ucrania. Esta jugada, sumado al empuje incansable de su afición, despertó el sentido de batalla de los ucranianos, quienes se lanzaron sobre la puerta de Neuer a pelear por un utópico empate ante la omnipotente Alemania. Sin embargo, saltó del banquillo, entró por Götze y dejó atrás los fantasmas de sus lesiones. Con un gol en un contragolpe mortal, Bastian Schweinsteiger emergió de las sombras para firmar el 2-0 final de Alemania sobre Ucrania, demostrando toda su cuota de liderazgo dentro del equipo de la Mannschaft y finiquitando un partido que comenzaba a atragantársele a los alemanes. Tras 90 minutos ampliamente disputados y con Pyatov (en mayor medida) y Neuer demostrando todas sus virtudes bajo palos, el gol de «Fussballgott» trajo la tranquilidad al equipo de Löw, que demuestra su ADN ganador y los deseos por hacer historia conquistando una Eurocopa que se les niega desde 1996.

De la inspiración alemana a la resurrección ucraniana

Sin mayores sorpresas en ambas alineaciones, Alemania y Ucrania saltaron al campo de juego con lo mejor que tenían, demostrando lo vital que es para ambas escuadras el primer partido de su grupo y abriendo las puertas a un espectáculo de buen fútbol, cortesía de la Eurocopa. Sin fallarle a las expectativas, Götze encontraba al 3′ un espacio entre la defensa rival y metía un disparo cruzado que alcanzaba a rebotar en Shevchuk para fortuna de Pyatov. Luego, al 4′, como si de un combate de golpe contra golpe se tratara, Konoplyanka tomaría un centro de Kovalenko desde la derecha para lanzar un derechazo fulminante que solo estirada sublime de Neuer evitó que se convirtiera en la primera mancha en el marcador. El partido calentaba. El partido prometía.

Tras estas llegadas, ambos equipos entraron en sus libretos esperados de la Eurocopa, con Alemania monopolizando el control del esférico y Ucrania desplegando a Konoplyanka y Kovalenko como dos auténticos «wings» a la espalda de los carrileros germanos. Por su parte, los de Löw abrían el terreno de juego desde la izquierda, donde Draxler aprovechaba al máximo su oportunidad como titular y comenzaba a drenar veneno en las arterias defensivas del rival con sus diagonales peligrosas hacia el centro. Así, con Hector corriendo a su espalda, Alemania comenzaba a empujar sobre un costado zurdo que, poco a poco, se transformó en la principal vía de ataque de la Mannschaft durante todo el encuentro.

Con Ucrania replegándose cada vez más por delante de la puerta de Pyatov llegó la apertura en el marcador. La jugada nació al 19′ con el rondo que Khedira, Kroos, Götze y Müller armaron sobre la derecha y que acabó con falta de Fedetskiy sobre Götze. El cobro fue ejecutado por Toni Kroos de una manera divina, permitiendo que el resorteo de Mustafi fuera el ideal para colocar un soberbio cabezazo en la escuadra superior izquierda de un Pyatov congelado para la foto. Golazo alemán y nueva arma teutona: los cobros de balón parado. Con Kroos como ejecutor quirúrgico del lanzamiento, Alemania dejaba en claro que sus viejas raíces físicas y aéreas siguen intactas en su mutación técnica con el balón en los pies y a un toque.

Con el gol a su favor, durante la Eurocopa 2016, Alemania desplegó toda su artillería de pases y comenzó a marear a Ucrania de lado a lado. Esto propiciaba los espacios para que Kroos, al 22′, sacara un disparo rasante que la barrida de Shevchuk mandaba a tiro de esquina. Sin embargo, al 26′, la peligrosidad ucraniana se hacía presente con un soberbio remate de cabeza de Kacheridi que un fenomenal Manuel Neuer mandaba a córner con una estirada de calidad fotográfica. Tras esta jugada, Ucrania se soltó. Dejando atrás sus temores, los ucranianos se adelantaron a campo alemán, arrinconaron a los germanos y comenzaron a detectar la facilidad que Konoplyanka tenía para romper a Höwedes en el uno contra uno. Un extremo natural contra un lateral antinatural. El duelo estaba ganado desde el principio en favor del sevillista.

Poco a poco, con Ucrania más enfocada en dañar el costado derecho alemán, los teutones fueron perdiendo profundidad en su dominio y cediendo a la presión y velocidad del rival, lo cual inclinó la balanza en favor de los amarillos, quienes ofrecieron un curso rápido de cómo doblegar y dominar a Alemania en tan solo 15 minutos de la Eurocopa. La jugada más representativa del cambio de dominio en el partido llegaría al 36′, cuando un error de Kherida en la salida, le dejaba el balón a Kovalenko por la derecha. El extremo tomaba el esférico y se veía bien cerrado por Hector, pero, contra todo pronóstico, levantó el esférico en diagonal para la llegada de Konoplyanka por izquierda, quien remató ante Neuer, pero Boateng, llegando en plan mesíanico, lograba detener el disparo con su cuerpo y despejar el balón de derecha justo sobre la línea de gol. El tiempo pareció detenerse para Alemania, mientras que, para Ucrania, el temor de no poder encontrar un gol anhelado comenzaba a hacerse presente.

Las acciones de peligro por parte de Ucrania no se detenían ahí y, al 38′, Martin Atkinson anulaba un gol en claro fuera de lugar de Kovalenko, tras otra gran jugada por izquierda de Konoplyanka. Con el empuje amarillo y el miedo teutón a verse superados, el primer tiempo cerraba sus acciones con Neuer salvando a los suyos y agrandando su leyenda, mientras que Pyatov se limitó a detener, únicamente, un disparo de Khedira al 32′, tras una asistencia precisa de Kroos desde media cancha, pero el remate del volante alemán impactaba en el cuerpo del meta ucraniano. Más allá de esa jugada, la Mannschaft perdió claridad y se vio apurada sobre esos 15 minutos finales de la primera, parte, donde Ucrania mereció algo más a su favor en el marcador.

Control, falta de definición y dramatismo final

Para la segunda parte, el equipo alemán renovó sus ideas recolocando a Müller más sobre el centro, mientras que Özil, Götze y Draxler comenzaban a rotar sus posiciones por detrás del ariete alemán. Mientras tanto, Ucrania retrocedía a su planteamiento inicial, renunciando a su adelantamiento y replegándose en el fondo de su línea defensiva. Con esto, las acciones volvieron a inclinarse nuevamente en favor de una Alemania mucho más vertical y que entretenía menos el balón entre líneas y buscaba más la frontalidad y el desborde de sus extremos, siempre entrando en diagonal hacia el centro del área rival.

Con el pasar de los minutos, el dominio alemán parecía volverse improductivo al no generar jugadas claras de gol, gracias a la aplicación excelsa de los centrales ucranianos. Sin embargo los despliegues de Kovalenko y Konoplyanka por los costados eran prácticamente nulos ante el preciso corte de Boateng y Mustafi y la absorsión de posiciones de Khedira y Kroos sobre el centro del campo. Aún así, sería hasta el 67′ cuando Draxler mandaba un disparo peligroso sobre la puerta de Pyatov que se iba apenas desviado. Luego, al 69′, el mismo Draxler pescaba un centro desde la derecha de Höwedes, pero su remate se iba apenas por encima de la portería ucraniana, dando las luces de una mayor claridad por parte del departamento ofensivo alemán.

Con una Alemania más enfocada en atacar, Ucrania comenzó a replantear su estreategia defensiva, asfixiando espacios en su zona y dejando de presionar la salida germana con balón dominado, obligando a los volantes teutones a tocar una y otra vez por todas las zonas del campo hasta encontrar el espacio que se formara entre las excesivamente juntas líneas rivales. Fue hasta el 78′, con Schürrle en la cancha en lugar de Draxler, que Alemania encontraría otro remate que pasaba cerca de la base del poste izquierdo de Pyatov y que asustaba nuevamente a los ucranianos. Luego, al 80′, Khedira pescaba una gran triangulación alemana y sacaba un violento remate desde fuera del área, donde Pyatov se estiraba de forma magnífica para enviar a tiro de esquina el disparo.

El siguiente disparo alemán sería por intermedio de Kroos, quien se animaría, al 81′, a probar de larga distancia ante la imposibilidad de penetrar el área de los ucranianos. Finalmente, Müller, al 84′, tendría otro disparo peligroso que se desviaría peligrosamente entre la defensa, pero que Pyatov alcanzaba a reaccionar de buna forma. Sin embargo, sobre los últimos minutos y viendo que la Mannschaft no terminaba por afianzar el marcador a su favor, Ucrania tomó un segundo aire, con el que acorraló nuevamente a los alemanes sobre su sector, siendo un pelotazo de Pyatov al 87′, mal rechazado por Mustafi y que apunto estuvo de convertirse en autogol, como la oportunidad más clara para sus intereses. Curiosamente, la jugada llegaría después de que Özil fallara un mano a mano claro ante Pyatov y desperdiciara una nueva oportunidad alemana para cerrar el marcador.

Pero, cuando Alemania comenzaba a desfallecer ante el empuje de su rival, apareció el carácter y oportunismo de Bastian Schweinsteiger, quien ingresó por Götze al 90′ y que desempolvó el viejo libreto contragolpista alemán para comandar un contragolpe mortalal 93′, en el que Kroos filtró el esférico a la espalda del único defensor ucraniano para que Özil tomara vuelo sobre la izqquierda. El «8» alemán desbordó por completo la banda y mandó un centro milimétrico a segundo poste, donde Schweinsteiger cerró de primera intensión y colocó el 2-0 final para la locura germana en el éxtasis del partido. Gol y puñalada final por parte del capitán germano, quien sacó el partido del fuego y confirmó el buen primer paso de los alemanes en la Eurocopa.

Con este resultado, Alemania pasa a comandar el Grupo C de la Eurocopa con 3 puntos, mismas unidades que Polonia, pero con la diferencia de gol a su favor. El siguiente partido de la Mannschaft será ante el equipo polaco, en el que esperarán conseguir una nueva victoria que confirme su clasificación a Cuartos de Final de la competición. Por su parte, Ucrania esperará que la buena cara mostrada ante los alemanes les alcance para dar pelea y ser un contendiente serio a acompañar a la Mannschaft a la siguiente ronda del torneo continental.

Artículo anteriorAtentado terrorista en un club gay de Orlando dejó 50 muertos
Artículo siguienteF1: GP Canadá Hamilton mete más presión a Rosberg