La calidad del agua potable que consumen los tinogasteños continúa siendo un interrogante que, desde hace largo tiempo, no se puede descifrar. Por ello, hace años se viene solicitando un análisis del agua que no se realiza o se hacen parcialmente y no se dan a conocer los resultados. También se debe tener en cuenta que las piletas de estabilización de agua potable en San José, no se les hizo recambio de mantos filtrantes desde hace, por lo menos, tres años, cuando es una tarea que se debiera realizar anualmente.
Los concejales se hicieron eco del reclamo de la población y se aprobó en abril un proyecto de ordenanza donde solicitan al Ejecutivo que arbitre los medios para disponer de un análisis de agua. También pidieron estar presentes en la toma de las muestras, pero este pedido aún no tuvo respuesta. Tampoco se realiza la limpieza de las cañerías desde hace mucho tiempo. Esta es una tarea de mantenimiento que permite una mejor circulación del líquido hacia los hogares y se logra mediante la apertura y cierre de llaves. El problema radica en que muchas de esas válvulas no están en condiciones porque, incluso, algunas quedaron debajo del asfalto que se ha realizado en los últimos años y ahora deben romper el nuevo asfalto o adecuar nuevas llaves para hacer esta tarea.
La red de agua potable de Tinogasta se alimenta de cinco perforaciones que conforman un anillo envolvente, pero se suma el sistema por gravedad de la planta potabilizadora, que principalmente abastece a la franja este de la ciudad.
Cambios
La División de Agua y Saneamiento del Interior (DASI) en Tinogasta, desde diciembre a esta parte, con el inicio de la nueva gestión de Gobierno, estuvo acéfala. Durante un tiempo el lugar lo ocupó Luis Peralta, luego volvió el anterior jefe Luis Barbieri que fue designado supervisor de obras de la repartición manteniendo la categoría. Después volvió un ex jefe -empleado de la dependencia- Lorenzo Carrizo como jefe, y finalmente desde hace dos semanas se encuentra bajo la responsabilidad de Robustiano Carrizo.
«El servicio estuvo mal, pero estamos a punto de comenzar con los trabajos de limpieza de cañerías, estamos trabajando para mejorar», reconoció Carrizo. Además, admitió que el trabajo de limpieza de los filtros no se hace por lo menos desde hace tres años. «Ya hablé con mis superiores y se comprometieron a enviar gente para hacer el mantenimiento de filtros y de todo lo que sea planta potabilizadora», y agregó que ésta es una tarea que se debe hacer anualmente y durante el invierno para poder tener todo en condiciones para el verano.
Carrizo no pudo precisar el porqué no se hizo este trabajo durante todo este tiempo y tampoco explicó qué pasó, pero señaló que «estamos buscando la forma de que se haga este año para mejorar el servicio en el verano».
En la actualidad, tres piletas se encuentran vacías, llenas de sedimentos acumulados y en total desuso en la planta potabilizadora ubicada en la localidad de San José. Las otras piletas se encuentran llenas de musgo.
El no realizar el recambio de mantos filtrantes, produce un problema que repercute de manera proporcional en calidad y cantidad de agua que se filtra para la época estival. Este sería el motivo principal por el que las poblaciones más cercanas, como la localidad de San José donde viven aproximadamente unas 30 familias, reciben «agua con barro y con olor», según manifestaron los usuarios y en pequeñas cantidades que deben almacenar en tachos cuando se puede.
Aunque trascendió que no existían los químicos para realizar la potabilización del agua, tarea que lleva adelante el encargado de planta, Carrizo contó que «en este momento tenemos. Ya hice el pedido y nos dijeron que llega todo y lo hicimos con anticipación para no quedar sin stock», aclaró el jefe.
Por otro lado, Carrizo adelantó que se hará saber a la población cuando se realice la limpieza de las cañerías porque esto generará turbiedad en el agua por un par de días, como así también advirtió que los usuarios deben encargarse de realizar la limpieza de los tanques, que se tiene que hacer por lo menos cada 3 meses, pero que en muchos casos pasan años sin ninguna limpieza y eso también afecta la calidad de agua que reciben en cada hogar.
Artículo anteriorUnión Aconquija es finalista tras dar vuelta el resultado adverso
Artículo siguienteAtentado terrorista en un club gay de Orlando dejó 50 muertos