Se trata del techo de la sala de informática y biblioteca de la Escuela 128 ubicada en el barrio Entre Ríos de Fiambalá. Desde su inauguración el citado sector presentó filtraciones durante las lluvias de la temporada estival, a punto tal que las alarmas interiores se activaban.

Ante esta situación la directora del establecimiento Marcela Gordillo comunicó a las autoridades superiores y ordenaron hacer un relevamiento a través de obras públicas del municipio de Fiambalá y grande fue “la sorpresa al darnos con una sobrecarga que tiene el techo donde se había hecho la acumulación de todo tipo de materiales.

Pedazos de maderas, piedras y cascotes de mediano tamaño entre otros elementos que luego fueron recubiertos con una capa de cemento. Eso llevó a que el techo presente los problemas de filtraciones que tenemos” dijo la directora del establecimiento en cuestión. Ante esta situación las salas fueron inmediatamente desalojadas y se procedió a descargar el techo hasta tanto se determine las acciones a seguir.

Artículo anteriorHomenaje a nuestro patrono San Juan Bautista niño
Artículo siguienteHabilitaron cancha de Padel en Fiambalá