El baterista original de Guns N’ Roses, Steven Adler, se sumó a tocar con la banda durante un show que brindaron en el Brown Stadium de Cincinnati, lo que sorprendió a los fanáticos que estaban en el show. La sorpresa llegó cuando Axl dijo: «En la batería, ustedes deben conocer a este hombre. Señoras y señores, el señor Steven Adler».

Adler se separó de la banda Guns N’ Roses en 1990, desde cuando nunca más volvió a tocar, por lo menos oficialmente. En esta oportunidad subió al escenario para hacer ‘Out Ta Get Me’ y posteriormente ‘My Michelle’, ambos de Appetite for Destruction, un disco de la época de Adler.

Mucho se especuló sobre la llegada de Adler a esta reunión que se da después de dos décadas. Pero los medios estadounidenses comentan que no pudo incorporarse a raíz de una cirugía de espalda a la que fue sometido. La pregunta es, ¿su aparición será cada vez más frecuente?

Pero, la llegada del baterista a los Guns N’ Roses, también despierta otra polémica, que más que polémica es un deseo por parte de los fans, ¿se podría incorporar Izzy Stradlin?

Sin embargo, hay una figura histórica que no ha sido parte de la reunión y probablemente no lo será jamás. Porque a Axl Rose, Duff McKagan y Slash —el trío estelar que traerá el nombre del grupo por cuarta vez a nuestro país—, no se sumará el ex guitarrista de la agrupación de Los Angeles, Izzy Stradlin.

El fundador de los californianos, hoy con 53 años, fue el tercer puntal de la banda después de sus dos más importantes y mediáticas piezas. Más determinante aún, fue el co-autor de la mayoría de los hits originales de la banda desde su álbum debut «Appetite for destruction» (1987).

De él nacieron las letras tras «Mr. Brownstone», «Think about you», «Out ta get me», «You’re crazy» y «Anything goes» —las tres últimas junto a Axl Rose— y también compuso parte de la música de todos los cortes de la placa, salvo «Welcome to the jungle» (Slash, Rose) e «It’s so easy» (McKagan).

Sin embargo, habría cerrado hace tiempo la opción de volver a unirse a los responsables de «Don’t cry». Incluso, en la ceremonia de ingreso de Guns N’ Roses al Salón de la Fama del Rock and Roll, declinó en asistir.

Izzy Stradlin terminó su romance con Guns N’ Roses en agosto de 1991, tras un show en Wembley. El músico estaba cansado de la «mano de hierro» de Rose al mando de la banda (sus atrasos para llegar a los conciertos y salidas de libreto eran habituales).

Artículo anteriorArgentina consiguió el pase a semifinales de la Copa Davis frente a Italia
Artículo siguienteNuevos destrozos en baños públicos de Fiambalá