Cerca de 207 mil pesos fueron recibidos desde el PIO para distribuir en los siete comedores infantiles de la jurisdicción, y aunque están desde hace una semana, la entrega a las comisiones administradores de padres se está demorando debido a las refacciones que el municipio está realizando en varios edificios donde funcionan los centros de cuidados infantiles. El secretario de Desarrollo Social Jorge Juárez, dijo que los edificios estaban totalmente deteriorados y que se culminará con el de San José y Los Guaytimas, pero no se llegará con uno de los más populares como lo es el de barrio La Paz.

«Tendremos que ver de qué manera se podría habilitar otro lugar alternativo para que comience a funcionar el comedor mientras se terminan las tareas de refacción», dijo el funcionario. Lo que preocupa es que la demanda por el funcionamiento del comedor es grande, y con esa presión encima después de 3 meses de inactividad desde que se terminó la última partida no se puede distraer mucho más tiempo. «Hemos logrado a través de gestión y de insistir en que se acrediten las partidas, pero nos encontramos con estos inconvenientes edilicios en los que se viene trabajando desde mediados de mayo pero aún no se termina», dijo Juárez haciendo alusión a que los edificios no han tenido tareas de mantenimiento en los últimos años.

Refacciones

En el caso del CCI de barrio La Paz, las refacciones se hicieron en el techo con colocación de membrana y cielorraso en el interior, revoque en las paredes internas y externas, en la cocina y baños. Luego se harán las reposiciones de vidrios en todas las ventanas y puerta de ingreso que fueron rotas por manos anónimas, además de la pintura total a nuevo del edificio, donde se prevé también, colocar un nuevo portón en el ingreso al predio del centro.

Tareas similares se han realizado en los otros comedores a través de la Cooperativa San Francisco, con el aporte del municipio de la totalidad de los materiales.

Luego de que los comedores comiencen a funcionar, está prevista una visita de la directora del PIO Gimena Moreno, quien llegará a impulsar cambios dentro de los comedores, tanto de los presidentes que solo podrán permanecer un año en la gestión, como que la administración financiera que lo hacía una comisión de padres, ahora sería responsabilidad de los municipios.

A esto se suman otros ejes de trabajo interno como la construcción de hornos de barro en cada uno de los comedores, como también impulsar el trabajo de las huertas comunitarias para ayudar al presupuesto de cada uno de ellos y permitir estirar el mismo para que obtengan una alimentación más equilibrada y por más cantidad de tiempo.
Por lo pronto, no hubo variación en las partidas que se mantienen congeladas desde hace ya un tiempo largo.

Artículo anteriorLa campaña de vacunación canina siguió por los barrios fiambalences
Artículo siguienteClubes de fútbol de Fiambalá preparan papeles