Adrián “El Panadero” Napolitano, procesado por arrojar gas pimienta durante el entretiempo del Superclásico entre Boca y River por los octavos de final de la Copa Libertadores 2015, comentó que su conducta fue “una broma, una jodita” y culpó a Boca por lo sucedido, porque «nada habría pasado si la manga estaba en perfecto estado».

Imputado en la millonaria demanda por «daños y perjuicios» que le inició Boca, tras el episodio registrado en La Bombonera el 14 de mayo de 2015, Napolitano declaró que no es, ni nunca fue, «un barrabrava», que no vive «de los negocios que rodean al fútbol, ni de los legítimos ni de los otros». Lo que si se considera es «lo que suele llamarse un verdadero fanático de Boca Juniors».

Al intentar justificar su conducta, Napolitano dijo que ese día llegó a La Bombonera con el gas pimienta -que usa para «defensa personal»- porque se olvidó de dejarlo en su camioneta y que ingresó al estadio con el aerosol disimulado entre sus genitales. Además, explicó que solo quiso«hacer una broma, para causarles molestias a los jugadores del equipo adversario», pero nunca tuvo la intención «de llegar a dañarlos físicamente» y jamás estuvo en su intención «perjudicar al club de sus amores», que es lo más importante para él luego de su familia.

Adrián «el panadero» Napolitano, hincha de Boca.

Napolitano afirmó que «jamás» pensó que esa «jodita» provocaría la suspensión del partido y que el club -al que acompañó tres veces a Japón y en todos los encuentros en la Argentina-, fuera descalificado «del torneo que más interesa a todos los hinchas».

En una presentación realizada por su abogado, el «Panadero» expuso ante el juez civil Adrián Del Federico, que durante aquel partido, en el entretiempo, se acercó al alambrado «para hacer lo de siempre: insultar a los jugadores del otro equipo» y, cuando advirtió que en la lona que protege el ingreso y egreso de futbolistas había un agujero, tuvo la «pésima» idea de arrojar el spray dentro de la manga.

Al respecto, justamente, Napolitano indicó que si la lona hubiese estado en buenas condiciones, no se habría podido concretar la «broma», por lo que responsabilizó a la dirigencia de Boca y a la empresa International Soccer Marketing (ISM). «De haber estado la manga en perfecto estado de colocación y mantenimiento, nada, absolutamente nada de lo ocurrido habría pasado«, expuso.

Fuente: DyN y Télam

Artículo anteriorEl jóven periodista fiambalence Elbio Quiroga con Horacio Paganni
Artículo siguienteEl Chavo no era el verdadero protagonista de «El Chavo del 8»