Nuestros pueblos tienen una rica historia. En el caso de Tinogasta, el establecimiento de los colonos españoles en el Valle de Abaucán comenzó hacia 1561 en tiempos de Gregorio de Castañeda, siendo gobernador de la gran provincia del Tucumán y Los Juríes Juan Pérez de Zurita.
Los naturales del lugar, los paziocas, antes habían ofrecido tenaz resistencia a los invasores del imperio incaico, aunque finalmente la anexión fue soportada por un motivo: los quechuas exigían como tributo los mismos productos que ancestralmente ellos producían, en cambio los españoles ingresaron con nuevos productos agrícolas y ganaderos lo que desestructuró rápidamente las bases de la ancestral economía y con ella, la ancestral cultura de los paziocas o diaguitas, lo que explica que la rebelión contra los españoles fuera más intensa.
Así, la resistencia fue grande y bravía de modo que recién en 1687 los españoles lograron consolidarse en estas tierras. En ese año el capitán general y gobernador del Tucumán, Félix Tomás de Aragondona concedió la merced real sobre el Valle de Tinogasta y Abaucán a Juan Gregorio Bazán de Pedraza, quien allí fundó su estancia y una capilla que luego devino en iglesia parroquial. Y el 14 de agosto de 1713 -pocas décadas antes de la fundación del Virreinato del Río de la Plata- se procedió al deslindado y amojonamiento de las tierras en donde se hallaba el poblado con parroquia.
Por eso se considera al día de hoy como el de la fundación de Tinogasta, aunque hay quienes sostienen que  la fecha fundacional de la villa de Tinogasta es el 1 de mayo, porque ese día de 1848, reunidos los vecinos del paraje o pago, realizaron una donación de tierras y otros bienes a favor de la parroquia, que tiene como santo patrono a san Juan Bautista, donaron tierras de 60 varas cuadradas, con un marco ceñido de acequias para todas ellas y con dicho acto establecieron formalmente lo que hoy es la ciudad cabecera del departamento.
Artículo anteriorSe inauguraron nuevas aulas en la Escuela Agrotécnica 33
Artículo siguienteFestejos por el cumpleaños de Tinogasta