El Papa Francisco criticó el uso que se da al nombre de la religión «para cometer atrocidades, como el terrorismo» y convocó a los participantes de un encuentro de dos días sobre Diálogo Interreligioso a «condenar de forma conjunta estas atrocidades».

«Constatamos con dolor que a veces el nombre de la religión es usado para cometer atrocidades, como el terrorismo, y sembrar miedo y violencia y, en consecuencia, las religiones son señaladas como responsables del mal que nos rodea», aseveró el Papa en una audiencia a los participantes del encuentro «América en Diálogo-Nuestra casa Común» que inició el miércoles en el VATICANO.

«Es necesario condenar de forma conjunta y rotunda estas acciones abominables y tomar distancias de todo lo que busca envenenar los ánimos, dividir y destruir la convivencia; hace falta mostrar los valores positivos inherentes a nuestras tradiciones religiosas para lograr un sólido aporte de esperanza», pidió Francisco a los participantes judíos, musulmanes y católicos del encuentro que lanzó el Consejo de Diálogo Interreligioso para las Américas.

«Por este motivo, son importantes los encuentros, como el presente. Es necesario que compartamos los dolores como también las esperanzas, para poder caminar juntos, cuidando el uno del otro, y también de la creación, en la defensa y promoción del bien común», agregó a los asistentes al encuentro que bajo el ámbito de la Organización de Estados Americanos (OEA) lanzaron la iniciativa con la encíclica papal Laudato Si» como hoja de ruta.

«Qué bueno sería dejar el mundo mejor de como lo hemos encontrado», dijo a los presentes, entre ellos el presidente de la Corte Suprema de Justicia Ricardo Lorenzetti, y los creadores del Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI) de Buenos Aires, al que el entonces cardenal Jorge Bergoglio apoyó y sobre el que se construirá la iniciativa hemisférica.

«Sé que están trabajando conjuntamente en el proyecto de constituir un Instituto de Diálogo que abarque a todo el continente americano. Trabajar juntos es una loable iniciativa y los invito a seguir adelante para el bien no sólo de América, sino del mundo entero», los animó, antes de saludar uno por uno a cada participante.

«Este primer encuentro se ha centrado en el estudio de la Encíclica Laudato Si». En ella he querido llamar la atención sobre la importancia de amar, respetar y salvaguardar nuestra casa común», agregó Francisco frente a más de 100 participantes de 18 países del hemisferio.

«Las religiones tienen un rol muy importante en esta tarea de promover el cuidado y el respeto del medio ambiente», sentenció.

«El mundo constantemente nos observa a nosotros, los creyentes, para comprobar cuál es nuestra actitud ante la casa común y ante los derechos humanos», explicó.

«Además nos pide que colaboremos entre nosotros y con los hombres y mujeres de buena voluntad que no profesan ninguna religión, para que demos respuestas efectivas a tantas plagas de nuestro mundo, como la guerra y el hambre que aflige a millones de personas», agregó.

Víctimas del atentado en Niza visitarán el Vaticano
El papa Francisco recibirá a las víctimas del atentado de Niza del pasado 14 de julio en el Vaticano el próximo 24 de septiembre, informó el ayuntamiento de esta localidad del sureste de Francia.
Al día siguiente del ataque, que dejó 86 muertos y 434 heridos, incluidos numerosos niños, el papa Francisco lo condenó «de la forma más absoluta» y expresó su solidaridad con las víctimas y los franceses, un gesto de solidaridad que reiteró el domingo siguiente durante la oración del Ángelus.
El pontífice recibirá el 24 de septiembre a todas las víctimas y sus familias en una audiencia privada, «sin distinción de religión», destacaba en un comunicado el presidente de la Metrópolis de Niza – Costa Azul, Christian Estrosi. Un tercio de las víctimas era de confesión musulmana.
Se fletarán dos aviones para transportar «a los heridos físicos y a las familias» que perdieron parientes, precisaba el servicio de prensa de la alcaldía de Niza.
«Para las víctimas indirectas, personas conmocionadas, etc. se pondrán a disposición autocares que saldrán la víspera» hacia el Vaticano, agregó.
La noche de la fiesta nacional del 14 de julio, más de 30 mil personas contemplaban los fuegos artificiales en el paseo marítimo de Niza cuando Mohamed Lahouiej Bouhlel, un tunecino de 31 años, irrumpió contra la multitud al volante de un camión a gran velocidad.
Artículo anteriorLucía Corpacci inauguró la tercera edición de la Expo Productiva
Artículo siguienteSebastián Nóblega participó de la 3ra. Edición de la Expo Olivo