El Día del Canillita comenzó a festejarse cada 7 de noviembre hace 69 años, en 1947, en memoria de la muerte del dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez, autor del sainete «Canillita», cuyo personaje era un chico que voceaba diarios por la calle.

La primera vez que en Argentina se escuchó vocear a uno de ellos fue el 1 de enero de 1898: «Compre La República», «La República, a medio peso», gritaban, para asombro de los transeúntes.

Sobre lo que es esta profesión, un canillita es un vendedor callejero de periódicos y revistas, aunque también se puede atribuir la palabra a los puestos callejeros fijos. A nivel local se utiliza la primera forma de la profesión.

La palabra “canillita” es entonces un lunfardismo que ha pasado a ser parte del idioma habitual de Argentina, Uruguay y Chile que inicialmente denominaba a los menores que vendían periódicos callejeramente y luego a cualquier vendedor callejero de periódicos sin importar su edad

De esta forma en Argentina el día 7 de noviembre se conmemora la muerte de Florencio Sánchez, que ha pasado a ser oficialmente desde 1947 el Día del Canillita; en ese día no se editaban diarios, siendo un día de descanso para los trabajadores de la actividad.

En el 2009, a través de un decreto nacional, los canillitas fueron reconocidos como trabajadores y se les otorgó la exclusividad de su actividad a las paradas habilitadas.

Artículo anteriorEl poeta tinogasteño Kelly Carrizo presentó su libro en Chile
Artículo siguienteBalá y las Trillizas de oro: Embajadores de la Paz